Noticias
Legislación
 
Enlaces
Durbacan
Derecho Urbanístico
IusCan
Portal Jurídico
Info Plan
Planeamiento
PaHisCan Patrimonio Histórico

Texto de la aprobación provisional

TÍTULO V NORMAS RELATIVAS AL USO EN SUELO URBANO Y SUELO URBANIZABLE

CAPÍTULO 5.1 OBJETO Y APLICACIÓN

Artículo 5.1.1 Objeto

1. El presente Título tiene por objeto la clasificación de los usos en función de las diversas

perspectivas con que son susceptibles de ser diferenciados, así como la regulación particularizada

de los mismos según el destino urbanístico de los terrenos.

2. La asignación de los usos según el destino urbanístico de los terrenos se realiza:

a) En el suelo urbano y con carácter pormenorizado para determinadas parcelas, mediante

su calificación expresa en los planos de Regulación del Suelo y la Edificación como Dotaciones

y Servicios complementada con las disposiciones contenidas en las presentes

Normas.

b) En el suelo urbano y con carácter pormenorizado para las diferentes Ordenanzas Zonales,

mediante las disposiciones contenidas en las presentes Normas.

c) En los Ámbitos de Ordenación Diferenciada, sean éstos urbanos o urbanizables, con

carácter global mediante las disposiciones contenidas en las presentes Normas, concretándose

la pormenorización en los instrumentos de planeamiento remitidos o incorporados.

En el caso de las Unidades de Actuación, las presentes Normas contienen esta asignación

pormenorizada.

Artículo 5.1.2 Aplicación

1. El contenido íntegro del presente Título será de aplicación a la totalidad de los terrenos y

construcciones clasificadas como suelo urbano o suelo urbanizable, en la forma y circunstancias

que para cada uno de los usos clasificados según su naturaleza y su régimen de interrelación

se establecen en los sucesivos Capítulos del presente Título.

Ello significa que las Ordenanzas Zonales, las ordenanzas para las parcelas calificadas como

Dotaciones y Servicios y las ordenanzas particulares de los instrumentos de desarrollo, no

podrán establecer ninguna clase de uso distinta de las definidas por el Plan General, ni alterar

sus condiciones particulares, ni el régimen de compatibilidad que tienen asociados.

2. Además de lo dispuesto en el apartado anterior, las construcciones que alberguen los usos

cumplirán las Normas de Edificación en Suelo Urbano y Urbanizable y cuantas se deriven de

la regulación que corresponda al área en que se localicen.

3. En todos los casos deberán satisfacer la normativa sectorial supramunicipal o municipal que

les fuese de aplicación.

CAPÍTULO 5.2 CLASIFICACIÓN DE LOS USOS

Artículo 5.2.1 Sistema de clasificación

1. A los efectos de las presentes Normas Urbanísticas y a fin de propiciar un régimen de compatibilidad

de usos y de movilidad entre sus distintas formas de expresión, basado en el principio

de flexibilidad que debe operar entre las mismas, se establece un sistema de clasificación de

usos como método diversificado para su selección en orden a su implantación en el territorio,

de acuerdo con el modelo de ordenación elegido y regulado por el Plan General.

2. Entre la diversidad de ópticas con que pueden contemplarse los usos, bajo un punto de vista

urbanístico y en el marco del Plan General, se enumeran a continuación aquéllas que los

diferencian y adjetivan para facilitar su toma en consideración en el sistema de regulación y

selección de los mismos, y que dan lugar a las siguientes clasificaciones:

Según su naturaleza.

Según su calificación ambiental.

Según su incidencia en la caracterización de un edificio.

Según su régimen de interrelación.

Artículo 5.2.2 Clasificación de los usos según su naturaleza

1. Se corresponde con la función intrínseca de los usos, determinante fundamental del destino

urbanístico de los suelos. Se clasifican en:

Uso residencial.

Uso industrial.

Uso terciario.

Uso dotacional.

2. Los usos clasificados según su naturaleza se pormenorizan en:

Clases.

Categorías.

Tipos.

3. Cada uno de los usos urbanísticos clasificados según lo señalado en los números precedentes

queda sujeto a las condiciones particulares que para los mismos se establecen en los sucesivos

Capítulos del presente Título.

Artículo 5.2.3 Clasificación de los usos según su calificación ambiental

1. Los usos, desde una óptica ambiental, se clasifican en función del procedimiento de evaluación

o análisis ambiental al que tengan que someterse con carácter previo a su implantación en:

a) Usos sometidos a evaluación de impacto ecológico o ambiental conforme a la Ley

11/1990, de 13 de julio, de Prevención del Impacto Ecológico, o aquella que la sustituya.

b) Usos sometidos a "Estudio de incidencia ambiental". Son aquellos que, de acuerdo con lo

dispuesto en las presentes Normas Urbanísticas, deben someterse al estudio de incidencia

ambiental según lo regulado en las presentes Normas en los artículos 2.4.15, 2.4.16 y 2.4.17.

Artículo 5.2.4 Clasificación de los usos según su incidencia en la caracterización de un edificio

1. En caso de la existencia simultánea de diversos usos en un mismo edificio (o conjunto edificatorio),

fruto del régimen de compatibilidad de los mismos contenido en el presente Título, estos

de dividen en:

a) Uso principal. Es aquel que ocupa más del cincuenta por ciento (50%) de la superficie

construida del edificio y por tanto caracteriza la función esencial del mismo.

b) Usos secundarios. Son aquellos surgidos del régimen de interrelación de los usos, como

vinculados o complementarios del uso principal del edificio, así como, en su caso, los

autorizables.

2. Cuando el uso principal esté acompañado de otros, cada uno de ellos cumplirá las condiciones

particulares y demás especificaciones derivadas de su naturaleza que le fuesen de aplicación.

Artículo 5.2.5 Clasificación de los usos según su régimen de interrelación

1. Los usos, según el nivel de aplicación y consecuente caracterización de las diversas áreas en

que se estructura el territorio, se clasifican en:

a) Usos cualificados.

b) Usos compatibles.

Usos vinculados.

Usos complementarios.

Usos alternativos.

Usos autorizables.

2. Son usos cualificados aquellos que el Plan General y los instrumentos de planeamiento

incorporados o remitidos asignan como principal para una determinada área o parcela.

Se consideran funcional y jurídicamente como usos asociados al cualificado, aquellos otros de

carácter accesorio que resulten necesarios para la correcta operatividad del uso principal, por

venir impuestos desde normativas sectoriales o porque su propia naturaleza lo justifique

plenamente, debiendo cumplir las condiciones particulares de su uso.

3. Son usos compatibles todos aquellos que, dependiendo de su grado de implantación en un

área o parcela, pueden coexistir en armonía con el uso cualificado e, incluso, sustituirlo en

determinadas circunstancias sin provocar distorsiones.

4. Entre los usos compatibles se diferencian los siguientes:

a) Usos vinculados. Son aquellos que deben implantarse de forma obligatoria e inseparable

junto al uso principal del edificio.

Su localización y limitaciones superficiales si las hubiera, se determinarán mediante las

disposiciones que establezcan las Ordenanzas Zonales, las ordenanzas para las parcelas

calificadas como Dotaciones y Servicios y las ordenanzas particulares de los instrumentos

de desarrollo.

b) Usos complementarios. Son aquellos no obligatorios que sin desplazar al uso principal

pueden coexistir con él, aportando diversidad y riqueza funcional al área o edificio donde

se implanten.

Su localización y limitaciones superficiales se determinarán de la forma indicada en el

apartado anterior, considerándose como preferentes las posiciones en planta primera,

baja o inferiores a la baja. En ningún caso podrán adquirir la condición de uso principal.

c) Usos alternativos. Son aquellos que el Plan General considera que pueden en determinadas

condiciones, establecidas en las Ordenanzas Zonales y en las disposiciones para las

parcelas calificadas como Dotaciones y Servicios, sustituir en su totalidad al uso cualificado,

convirtiéndose en el uso principal del edificio en cuestión y, en consecuencia, el

régimen de interrelación con otros usos, asociados, vinculados y complementarios, será el

mismo que se le aplicaría al uso cualificado.

Los instrumentos de planeamiento de desarrollo podrán, también, prever su implantación

debidamente justificada, imponiendo las condiciones específicas que garanticen su

adecuado control.

d) Usos autorizables. Tienen este carácter aquellos que por aspectos cuantitativos o cualitativos

pueden, si no se controlan adecuadamente, distorsionar al uso cualificado previsto

para una determinada área. En consecuencia, sólo son admitidos por el Plan General en

situaciones y condiciones específicas reguladas desde el mismo, en la posición de partida

y en su evolución posterior.

Atendiendo a los factores que motivan la inclusión en este régimen especial o excepcional

de compatibilidad, los usos autorizables sólo se admitirán previo sometimiento a Estudio

de incidencia ambiental que tomará en consideración las condiciones del entorno, la

repercusión en el tráfico y la condiciones de seguridad, analizando su evolución en el

tiempo, los efectos sinérgicos e inducidos y sus repercusiones ambientales.

Por su incidencia en la caracterización de un edificio podrán adquirir tanto la condición de

principal como la de secundarios.

CAPÍTULO 5.3 USO RESIDENCIAL

Artículo 5.3.1 Definición y clases

1. Es uso residencial el que sirve para proporcionar alojamiento permanente a las personas.

2. A los efectos de su pormenorización en el espacio y para el establecimiento de condiciones

particulares, se distinguen las siguientes clases dentro del uso residencial:

Clase vivienda.

Clase residencia comunitaria.

Artículo 5.3.2 Aplicación

1. Las condiciones particulares que se señalan para las distintas clases del uso residencial son de

aplicación a las construcciones de nueva edificación y a las sometidas a reestructuración.

Igualmente, se podrá exigir su cumplimiento en el resto de obras, cuando a juicio de los

servicios técnicos municipales el nivel de intervención en el edificio así lo aconseje.

Artículo 5.3.3 Clase vivienda

1. Se considera como uso vivienda aquel que se destina al alojamiento de las personas que

configuran un núcleo con los comportamientos habituales de las familias, tengan o no relación

de parentesco.

2. Según su organización en la parcela se distinguen tres categorías:

a) Vivienda en edificación colectiva. Cuando en cada unidad parcelaria se establecen más de

una vivienda agrupadas con acceso común en condiciones tales que les fuera, o pudiera

serles, de aplicación la Ley de Propiedad Horizontal.

b) Vivienda unifamiliar. Cuando en la unidad parcelaria se establece una sola vivienda o

agrupación de viviendas con accesos independientes desde la vía pública a cada una

de ellas.

c) Apartamento. Cuando en cualquiera de las situaciones anteriores, la unidad alojativa

resultase inferior a cuarenta (40) metros cuadrados de superficie útil en régimen de

Protección Oficial, y cincuenta (50) metros cuadrados de superficie útil en régimen de

Renta Libre.

3. No obstante, se podrá constituir un régimen especial de vivienda unifamiliar por el que no se

pierde tal condición, cuando, a través de un proyecto de parcelación se configuran parcelas

unifamiliares en las que, en cada una de ellas, se diferencian dos superficies: una, donde se

situará la vivienda unifamiliar (unidad edificable de uso privativo) y otra integrada en una

superficie configurada como elemento común a la totalidad de las parcelas unifamiliares

resultantes de la parcelación, cumpliéndose además las siguientes condiciones:

a) Deberá quedar garantizada, mediante la constitución del régimen jurídico correspondiente,

la imposibilidad de disposición independiente de la parte de parcela donde se localiza

la edificación y la parte restante que de la misma se integra en la superficie configurada

como elemento común de la totalidad de las parcelas unifamiliares del conjunto de la

actuación.

El cumplimiento de este régimen se exigirá en el acto de concesión de la licencia de

parcelación, y se inscribirá en el Registro de la Propiedad de conformidad con lo previsto

en el artículo 307.4 del Texto Refundido de la Ley del Suelo de 1992.

b) El número máximo de viviendas será el número entero resultado de dividir la superficie de

parcela edificable objeto de parcelación, por la superficie de parcela mínima establecida

en la norma zonal u ordenanza particular, excepto lo establecido al respecto en la ordenanza

zonal D.

c) La superficie de la parcela donde se localiza cada vivienda unifamiliar, será igual o

superior al cincuenta por ciento (50%) de la superficie de parcela mínima establecida en

la norma zonal u ordenanza particular del planeamiento específico o de desarrollo.

d) La superficie de la parcela de la vivienda unifamiliar resultante de la suma de la parte

donde ésta se localiza y la superficie correspondiente a su porcentaje de participación en

la parte constituida como elemento común de la parcelación, no será inferior a la superficie

que para la parcela mínima se establezca en la norma zonal u ordenanza particular del

planeamiento específico o de desarrollo.

e) Las superficies de las parcelas unifamiliares diferenciadas en los apartados precedentes,

deberán tener una continuidad física con las zonas comunes y quedarán garantizadas las

condiciones de accesibilidad y seguridad a la superficie donde se sitúan las viviendas

unifamiliares. El ancho mínimo de cualquier zona común será de siete (7) metros.

f) La edificabilidad y ocupación correspondiente a cada edificación será el resultado de

aplicar estos parámetros regulados en la ordenanza zonal, sobre la superficie de cada

unidad edificable de uso privativo.

g) Las normas zonales u ordenanzas particulares de los planeamientos específicos o remitidos,

articularán, en su caso, condiciones adicionales.

h) A los efectos de aplicación de los parámetros tipológicos establecidos en la ordenanza

correspondiente se considerará como lindero frontal la línea divisoria entre cada unidad

edificable de uso privativo y las zonas comunes, y como linderos laterales la línea divisoria

entre cada unidad edificable de uso privativo.

4. Según el régimen al que esté sometida la vivienda en función de los beneficios otorgados por

las distintas Administraciones, se distinguen dos tipos:

a) Viviendas protegidas. Cuando gozan de algún tipo de protección pública y están sujetas

a condicionantes jurídicos, técnicos y económicos derivados de aquélla.

b) Viviendas libres. Cuando carecen de cualquier tipo de protección pública.

Artículo 5.3.4 Condiciones particulares de la clase vivienda

1. Todas las viviendas reunirán como mínimo las condiciones establecidas en el Anexo 1 del

Decreto 47/91, de 25 de marzo, o aquel que le sustituya, por el que se regulan las condiciones

de habitabilidad de las viviendas en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Canarias.

2. En el caso de que el planeamiento de desarrollo establezca para los edificios destinados a

viviendas protegidas de "Régimen Especial de Alquiler" o denominación que le sustituya, la

edificabilidad correspondiente a la parcela y el número máximo de viviendas, sólo será de

aplicación la edificabilidad.

3. Todas las viviendas deberán tener individualmente fachada en una longitud interior libre

superior o igual a tres (3) metros, en la que al menos se abra un hueco con superficie de

ventilación de un (1) metro cuadrado que recaiga sobre vía, espacio público, patio de manzana,

patio de fachada, patio de parcela o patio de luces. En estos dos últimos casos, el patio de

luces o de parcela deberá tener una dimensión mínima de cuarenta (40) metros cuadrados de

superficie y el lado mínimo de cinco (5) metros de longitud.

4. En ningún caso podrán instalarse en plantas inferiores a la baja, piezas habitables de una

vivienda.

5. El uso vivienda no podrá coexistir con cualquier otro uso en la misma planta, excepto con taller

doméstico o despacho doméstico. Tampoco será de aplicación este apartado cuando el uso

vivienda sea asociado de otro uso.

6. En las categorías de vivienda, en edificación colectiva y apartamento, será obligatoria la

dotación de solana/tendedero incorporada a cada una de las unidades de vivienda, debiendo

contar con un sistema de protección que dificulte la visión de la ropa tendida desde la vía,

espacio público, patio de parcela o patio de manzana. En el caso de que estas categorías

tengan menos de dos dormitorios podrá optarse por soluciones alternativas

Igualmente será obligatoria en ambas categorías, la dotación de elementos incorporados a

obra para el oscurecimiento y tamizado de la luz en todos los huecos de las piezas que den

frente a la vía o espacio público.

7. Las dimensiones mínimas de los patios de luces se establecen en función de la altura H (altura

del patio medido hasta el borde superior del pretil que lo cierra), y del destino de las piezas

que se abren a los mismos:

Salón, estar, comedor ................... 1/4 H Mínimo 4 x 4 metros

Dormitorio ........................... 1/5 H Mínimo 4 x 4 metros

Cocinas y solana ...................... 1/6 H Mínimo 3 x 3 metros

Escaleras ........................... 1/6 H Mínimo 2 x 2 metros

En edificios de hasta cuatro plantas de altura se permitirán patios de 3 x 3 metros

para dormitorio.

8. En los edificios de viviendas en los que fuese obligado disponer de ascensores, se instalará al

menos uno por cada treinta (30) viviendas o fracción superior a quince (15).

9. Las condiciones de accesibilidad en los edificios de viviendas cumplirán los requisitos

establecidos en la Ley Territorial 8/95 de 6 de abril, y el Decreto 227/97 de 18 de septiembre,

de Accesibilidad y supresión de Barreras Físicas y de la Comunicación, o normas que

las sustituyan.

10. Salvo indicación expresa en la ordenanza zonal se dotará de una (1) plaza de aparcamiento

por cada cien (100) metros cuadrados de superficie construida y en cualquier caso una (1)

plaza por vivienda, con las excepciones reguladas en las condiciones particulares de la

categoría garajeaparcamiento (artículo 5.6.14).

Artículo 5.3.5 Clase residencia comunitaria

1. Se considera como uso residencia comunitaria aquel que está destinado al alojamiento estable

de colectivos que no constituyen núcleo familiar, pero que a sus miembros les unen vínculos

de carácter religioso, social o semejante.

2. Los establecimientos destinados a residencia comunitaria, para ser considerados en este uso,

deberán estar en régimen de unidad de explotación.

Artículo 5.3.6 Condiciones particulares de la clase residencia comunitaria

1. Las condiciones de aplicación a los edificios o locales destinados a residencia comunitaria

serán las mismas que las establecidas para la clase vivienda, cuando su superficie total no

rebase los quinientos (500) metros cuadrados, en cuyo caso, les será de aplicación complementariamente,

las correspondientes a los edificios o locales destinados al hospedaje.

2. Con independencia de lo establecido en el apartado anterior las residencias comunitarias con

superficie total construida mayor de quinientos (500) metros cuadrados, deberán destinar

como mínimo cuatro (4) metros cuadrados de superficie construida por residente, a zonas de

estancia común (salones, comedores, bibliotecas, etc.), siendo esta superficie igual o superior

al veinte por ciento (20%) del total de la superficie construida del edificio.

3. Se dotará de una (1) plaza de aparcamiento por cada cinco (5) habitaciones, con las

excepciones reguladas en las condiciones particulares de la categoría garajeaparcamiento

(artículo 5.6.14).

CAPITULO 5.4 USO INDUSTRIAL

Artículo 5.4.1 Definición y clases

1. Es uso industrial el que tiene por finalidad llevar a cabo las operaciones de elaboración,

transformación, tratamiento, reparación, almacenaje y distribución al por mayor de productos

materiales así como el desarrollo y producción de sistemas informáticos y audiovisuales,

independientemente de cual sea su tecnología.

2. A los efectos de su pormenorización en el espacio y para el establecimiento de las condiciones

particulares, se distinguen las siguientes clases dentro del uso industrial:

Clase industria.

Clase almacén y comercio mayorista.

Clase taller.

Artículo 5.4.2 Aplicación

1. Las condiciones particulares que se señalan para las distintas clases del uso industrial son de

aplicación a las construcciones de nueva edificación y a las sometidas a reestructuración. Son

asimismo de aplicación para la implantación, modificación o ampliación de las actividades

clasificadas resultado de lo establecido por la Ley 1/1998, de Régimen Jurídico de los Espectáculos

Públicos y Actividades Clasificadas en el ámbito de la Comunidad Autónoma, o

legislación que la sustituya.

2. Toda nueva actividad industrial y las modificaciones o ampliaciones de las existentes, incluidas

en cualquiera de los anexos de la Ley 11/1990, de Prevención del Impacto Ecológico en el

ámbito de la Comunidad Autónoma, deberá con carácter previo al otorgamiento de la licencia,

superar positivamente el proceso de evaluación de impacto ecológico o ambiental en la forma

establecida por la legislación sectorial.

3. Las presentes Normas, así como las Ordenanzas y demás regulaciones que se promulguen en

lo sucesivo sobre usos industriales, sobre protección de medio ambiente y contra la emisión de

agentes contaminantes, se consideran de obligado cumplimiento sin necesidad de acto previo

o requerimiento de sujeción individual, tanto para las instalaciones de nueva edificación o

reforma como para las ya instaladas cuyos ruidos, vibraciones, emisiones de humo, etc.,

sobrepasen los límites que en ellas se fijen.

Artículo 5.4.3 Clase industria

1. Se considera como uso industria aquel que comprende actividades cuyo objeto principal es la

obtención o transformación de productos materiales por procesos industriales o artesanales,

incluyendo en él las funciones técnicas, económicas, administrativas y especialmente ligadas

a la función principal, tales como la reparación, tratamiento, guarda o depósito de medios de

producción y materias primas y almacenaje de los productos acabados para su suministro a

mayoristas, instaladores, fabricantes u otros similares.

2. Según las dimensiones y características de la actividad se distinguen tres categorías:

a) Pequeña industria. Cuando la actividad no esté calificada como "insalubre", "nociva" o

"peligrosa", requiera para su desarrollo una superficie construida menor o igual a doscien

tos cincuenta (250) metros cuadrados, con una potencia inferior o igual a diez (10) CV de

fuerza motriz, y se encuadre dentro de la industria manufacturera en alguno de los grupos

siguientes establecidos por la Clasificación Nacional de Actividades Económicas CNAE93:

"industria de la alimentación, bebidas y tabaco", "industria textil y de la confección",

"industria del cuero y del calzado", "edición, artes gráficas y reproducción de soportes

grabados", "industria de material y equipo eléctrico, electrónico y óptico" e "industrias

manufactureras diversas".

b) Industria en general. Cuando la actividad no esté calificada como "insalubre", nociva" o

"peligrosa", y para su desarrollo requiera una superficie construida mayor de doscientos

cincuenta (250) metros cuadrados, y/o una potencia superior a diez (10) CV de fuerza motriz.

c) Industria especial. Cuando la actividad, con independencia de la superficie que requiera

para su desarrollo, esté calificada como "insalubre", "nociva" o "peligrosa".

Artículo 5.4.4 Condiciones particulares de la clase industria

1. Las categorías de industria en general y de industria especial no podrán autorizarse en áreas

cuyo uso cualificado sea distinto al industrial.

2. La categoría de pequeña industria en edificios con uso residencial se situarán por debajo de

las plantas de viviendas con total independencia de éstas y el acceso a dichos locales se hará

sin utilizar para ello, escaleras, ascensores o portales de acceso a las viviendas.

3. La categoría de pequeña industria cuando se implante en áreas de uso cualificado distinto al

industrial, dispondrá los muros de separación con los colindantes, a partir de los cimientos,

dejando un espacio libre medio de quince (15) centímetros, o solución técnica equivalente que

justificadamente pueda adoptarse, no teniendo contacto con los edificios colindantes, excepto

en las fachadas, donde se dispondrá solución técnica adecuada que mitigue las transmisiones

de cualquier naturaleza a los mismos.

Así mismo se dispondrán las soluciones técnicas que aíslen adecuadamente a locales y

viviendas situadas en el mismo edificio de transmisiones de cualquier naturaleza.

4. La altura libre mínima será de tres metros y cuarenta centímetros (3,40 mts). La altura libre de

todo tipo de elementos será como mínimo de dos metros y ochenta centímetros (2,80 mts). En

zonas de aseos, vestuarios y oficinas se permitirán alturas mínimas de dos metros y cincuenta

centímetros (2,50 mts).

5. Todas categorías de la clase industria deberán cumplir con la normativa sectorial vigente en

cuanto a condiciones constructivas, orden, limpieza y mantenimiento, señalización; condiciones

ambientales, iluminación, ventilación y servicios higiénicos.

6. Los locales destinados a actividades industriales en que se dispongan puestos de trabajo se

ajustarán a la normativa sectorial aplicable y en particular, al Real Decreto 486/1997 de 14

de abril o norma que lo sustituya, sobre "disposiciones mínimas en materia de seguridad y

salud en los lugares de trabajo".

Con independencia del cumplimiento de la normativa sectorial aplicable, la dotación mínima

de aseos será de un inodoro, un urinario, un lavabo y una ducha, independientes para cada

sexo, por cada veinte (20) trabajadores o fracción superior a diez y por cada mil (1.000) metros

cuadrados de superficie de producción o almacenaje o fracción superior a quinientos (500)

metros cuadrados.

7. Se exige la iluminación y ventilación natural, a fachada o a patio interior de dimensiones

mínimas de nueve (9) metros cuadrados, en el que se pueda inscribir un círculo de tres (3)

metros de diámetro. La distancia al patio fachada, de cualquier punto del local será inferior a

quince (15) metros, ayudada, si es necesario por luz y ventilación artificial. En el primer caso,

los huecos de luz y ventilación deberán tener una superficie total no inferior a un doceavo

(1/12) de la que tenga la planta del local. En el segundo caso, se exigirá la presentación de los

proyectos detallados de las instalaciones de iluminación y acondicionamiento de aire.

8. La superficie que ocupa una industria viene fijada por la suma de superficie de todos los

locales y espacios destinados a esta actividad, incluyendo la superficie de las oficinas, zona de

exposición y venta, si éstas tienen acceso independiente de los locales destinados a trabajo

industrial, bien directo desde el exterior o a través de un vestíbulo de distribución, las cuales

además de la normativa de industrias, en cualquier caso deberán cumplir la normativa que

corresponde a cada uso.

9. Se dotará de una (1) plaza de aparcamiento por cada cien (100) metros cuadrados de superficie

construida con las excepciones reguladas en las condiciones particulares de la categoría

garajeaparcamiento (artículo 5.6.14).

10. Las condiciones exigidas a las zonas de carga y descarga serán las siguientes:

a) Cuando la superficie de producción o almacenaje supere los quinientos (500) metros

cuadrados, la instalación dispondrá de una zona exclusiva para la carga y descarga de los

productos en el interior de la parcela, dentro o fuera del edificio, de tamaño suficiente

para estacionar un camión, con unas bandas perimetrales de un (1) metro para circulación

peatonal.

b) Para superficies superiores a mil (1.000) metros cuadrados deberá duplicarse dicho

espacio y añadirse una unidad más por cada mil (1.000) metros cuadrados más de

superficie de producción o almacenaje.

Artículo 5.4.5 Clase almacén y comercio mayorista

1. Se considera como uso almacén y comercio mayorista aquel que comprende actividades

desligadas en su ubicación de las de obtención o transformación de productos materiales, cuyo

objeto principal es el depósito, guarda o almacenaje de bienes y productos, así como las

funciones de almacenaje y distribución de mercancías propias del comercio mayorista.

2. Según las dimensiones y características de la actividad se distinguen cuatro categorías:

a) Pequeño almacén. Cuando la actividad de almacenaje o de comercio al por mayor no esté

calificada como "insalubre", "nociva" o "peligrosa", y para su desarrollo requiera una

superficie construida menor o igual a doscientos cincuenta (250) metros cuadrados.

b) Almacén en general. Cuando la actividad de almacenaje o comercio al por mayor no esté

calificada como "insalubre", "nociva" o "peligrosa", y para su desarrollo requiera una

superficie construida mayor o igual a doscientos cincuenta (250) metros cuadrados.

c) Almacén especial. Cuando la actividad de almacenaje o comercio al por mayor, con

independencia de la superficie que requiera para su desarrollo, esté calificada como

"insalubre", "nociva" o "peligrosa".

d) Almacén comercial. Cuando la actividad de almacenaje no esté calificada como "insalubre",

"nociva" o "peligrosa", y esté ligada en su ubicación al uso comercio, conforme a la

definición que del mismo se realiza en el presente Título, siendo su superficie útil mayor

que la destinada a la venta de mercancías o prestación de servicios al público.

Según las dimensiones se distinguen dos tipos:

Tipo I: Local con una superficie construida menor o igual a quinientos (500) metros

cuadrados.

Tipo II: Local con una superficie construida mayor de quinientos (500) metros cuadrados.

Artículo 5.4.6 Condiciones particulares de la clase almacén y comercio mayorista

1. Las categorías de almacén en general y almacén especial no podrán autorizarse en áreas cuyo

uso cualificado sea distinto al industrial.

2. Las categorías de pequeño almacén y almacén comercial, en edificios con uso residencial se

situarán por debajo de la planta de viviendas con total independencia de éstas y el acceso a

dichos locales se hará sin utilizar para ello, escaleras, ascensores o portales de acceso a las

viviendas.

3. La superficie que ocupa un almacén o comercio mayorista viene fijada por la suma de superficie

de todos los locales y espacios destinados a esta actividad, incluyendo la superficie de las

oficinas, zona de exposición y venta. Si éstas tienen acceso independiente de los locales

destinados a trabajo industrial, bien directo desde el exterior o a través de un vestíbulo de

distribución, deberán cumplir la normativa que corresponde a cada uso además de la normativa

de industrias.

4. La al tura li bre mí ni ma será de tres metros y cuarenta centí metros (3,40 mts). La al tura li bre de

todo tipo de elementos será como mínimo de dos metros y ochenta centímetros (2,80 mts). En

zonas de aseos, vestuarios y oficinas se permitirán alturas mínimas de dos metros y cincuenta

centímetros (2,50 m).

5. Todas las categorías de la clase almacén y comercio mayorista deberán cumplir con la normativa

sectorial vigente en cuanto a condiciones constructivas; orden, limpieza y mantenimiento;

señalización; condiciones ambientales; iluminación y servicios higiénicos.

6. Los locales destinados a almacén y comercio mayorista en que se dispongan puestos de

trabajo se ajustarán a la normativa sectorial aplicable y en cualquier caso, al real decreto

486/1997 de 14 de abril, o norma que lo sustituya sobre "disposiciones mínimas en materia

de seguridad y salud en los lugares de trabajo".

Con independencia del cumplimiento de la normativa sectorial aplicable, la dotación mínima de

aseos será un inodoro, un urinario, un lavabo y una ducha, independientes para cada sexo, por

cada veinte (20) trabajadores o fracción superior a diez y por cada mil (1.000) metros cuadrados

de superficie de almacenaje o fracción superior a quinientos (500) metros cuadrados.

7. Se exige la iluminación y ventilación natural, a fachada o a patio interior de dimensiones

mínimas de nueve (9) metros cuadrados, en el que se pueda inscribir un círculo de tres (3)

metros de diámetro. La distancia al patio fachada, de cualquier punto del local será inferior a

quince (15) metros, ayudada, si es necesario por luz y ventilación artificial. En el primer caso,

los huecos de luz y ventilación deberán tener una superficie total no inferior a un doceavo

(1/12) de la que tenga la planta del local. En el segundo caso, se exigirá la presentación de los

proyectos detallados de las instalaciones de iluminación y acondicionamiento de aire.

8. Se dotará de una, (1) plaza de aparcamiento por cada cien (100) metros cuadrados de

superficie construida, con las excepciones reguladas en las condiciones particulares de la

categoría garajeaparcamiento (artículo 5.6.14).

9. Las condiciones exigidas a la zona de carga y descarga, en las categorías almacén en general

y almacén especial serán las siguientes:

a) Cuando la superficie de almacenaje supere los quinientos (500) metros cuadrados, la

instalación dispondrá de una zona exclusiva para la carga y descarga de los productos en

el interior de la parcela, dentro o fuera del edificio, de tamaño suficiente para estacionar

un camión, con unas bandas perimetrales de un (1) metro para circulación peatonal.

b) Para superficies superiores a mil (1.000) metros cuadrados deberá duplicarse dicho

espacio y añadirse una unidad más por cada mil (1.000) metros cuadrados más de

superficie de almacenaje.

Artículo 5.4.7 Clase taller

1. Se considera como uso taller aquel que comprende actividades cuya función principal reside

en la reparación o mantenimiento de vehículos automóviles no industriales, ciclomotores,

artículos personales y artículos de uso doméstico, así como las actividades propias del uso

industrial desarrolladas en la vivienda particular de su titular.

2. Según las características de la actividad se distinguen tres categorías:

a) Taller de automoción. Cuando la función principal de la actividad sea la reparación o

mantenimiento de vehículos automóviles no industriales.

b) Taller de reparación. Cuando la función principal de la actividad sea la reparación o

mantenimiento de ciclomotores, artículos personales y artículos de uso doméstico.

Según las dimensiones se distinguen tres tipos:

Tipo I: Local con una superficie construida menor o igual a doscientos cincuenta (250)

metros cuadrados y con una potencia inferior o igual diez (10) CV de fuerza motriz.

Tipo II: Local con una superficie construida superior a doscientos cincuenta (250) y

menor o igual a quinientos (500) metros cuadrados y/o una potencia superior a diez

(10) CV de fuerza motriz.

Tipo III: Local con una superficie construida superior a quinientos (500) metros cuadrados.

c) Taller doméstico. Cuando la función de la actividad sea la elaboración o reparación de

bienes materiales que, por sus características y maquinaria a utilizar, resulte a juicio de los

servicios técnicos municipales realizable en alguna de las piezas de la vivienda particular

de su titular.

Artículo 5.4.8 Condiciones particulares de la clase taller

1. La categoría de taller de automoción no podrán autorizarse en áreas cuyo uso cualificado sea

distinto al industrial, o, si lo fuese, en áreas indicadas exprofeso.

2. La categoría de taller de reparación en edificios con uso residencial se situarán por debajo de

la planta de viviendas con total independencia de éstas y el acceso a dichos locales se hará sin

utilizar para ello, escaleras, ascensores o portales de acceso a las viviendas.

3. La categoría de taller de reparación dispondrá de soluciones técnicas que aíslen adecuadamente

a locales, viviendas o edificios colindantes de transmisiones de cualquier naturaleza.

4. La categoría de taller doméstico podrá coexistir con las categorías de vivienda siempre que no

se supere la superficie máxima de 30% de la vivienda y ésta mantenga su carácter y programa

residencial.

5. En las categorías de taller de automoción y taller de reparación la altura libre mínima será de

tres metros y cuarenta centímetros (3,40 mts). La altura libre de todo tipo de elementos será

como mínimo de dos metros y ochenta centímetros (2,80 mts). En zonas de aseos, vestuarios

y oficinas se permitirán alturas mínimas de dos metros y cincuenta centímetros (2,50 mts).

6. Las categorías de taller de automoción y taller de reparación deberán cumplir con la normativa

sectorial vigente en cuanto a condiciones constructivas; orden, limpieza y mantenimiento;

señalización; condiciones ambientales; iluminación, ventilación y servicios higiénicos.

7. Los locales destinados a taller de automoción y reparación en que se dispongan puestos de

trabajo se ajustarán a la normativa sectorial aplicable y en cualquier caso, al real decreto

486/1997 de 14 de abril o norma que lo sustituya sobre "disposiciones mínimas en materia de

seguridad y salud en los lugares de trabajo".

Con independencia del cumplimiento de la normativa sectorial aplicable, la dotación mínima de

aseos será un inodoro, un urinario, un lavabo y una ducha, independientes para cada sexo, por

cada veinte (20) trabajadores o fracción superior a diez y por cada mil (1.000) metros cuadrados

de superficie de almacenaje o fracción superior a quinientos (500) metros cuadrados.

8. Se exige la iluminación y ventilación natural, a fachada o a patio interior de dimensiones

mínimas de nueve (9) metros cuadrados, en el que se pueda inscribir un círculo de tres (3)

metros de diámetro. La distancia al patio fachada, de cualquier punto del local será inferior a

quince (15) metros, ayudada, si es necesario por luz y ventilación artificial. En el primer caso,

los huecos de luz y ventilación deberán tener una superficie total no inferior a un doceavo

(1/12) de la que tenga la planta del local. En el segundo caso, se exigirá la presentación de los

proyectos detallados de las instalaciones de iluminación y acondicionamiento de aire.

9. Se dotará de una (1) plaza de aparcamiento por cada cien (100) metros cuadrados de superficie

construida en los talleres de reparación, y una plaza de aparcamiento por cada veinticinco

(25) metros cuadrados de superficie construida en los talleres de automoción, con las excepciones

reguladas en las condiciones particulares de la categoría garajeaparcamiento (artículo

5.6.14).

CAPÍTULO 5.5 USO TERCIARIO

Artículo 5.5.1 Definición y clases

1. Es uso terciario el que tiene por finalidad la prestación de servicios al público, a empresas u

organismos, tales como los servicios de alojamiento temporal, comercio al pormenor en sus

distintas formas, información, administración, gestión, actividades de intermediación financiera

u otras similares.

2. A los efectos de su pormenorización en el espacio y para el establecimiento de las condiciones

particulares, se distinguen las siguientes clases dentro del uso terciario:

Clase hospedaje.

Clase comercial.

Clase oficinas.

Clase terciario recreativo.

Artículo 5.5.2 Aplicación

1. Las condiciones particulares que se señalan para las distintas clases del uso terciario son de

aplicación a las construcciones de nueva edificación y a las sometidas a reestructuración. Son

asimismo de aplicación para la implantación, modificación o ampliación de las actividades

clasificadas según lo establecido por la Ley 1/1998, de Régimen Jurídico de los Espectáculos

Públicos y Actividades Clasificadas en el ámbito de la Comunidad Autónoma, o legislación que

la sustituya.

Artículo 5.5.3 Clase hospedaje

1. Se considera como uso hospedaje aquel que se destina a proporcionar alojamiento temporal

a las personas.

2. Según las características del hospedaje se distinguen cuatro categorías definidas según lo

establecido para ello en el Decreto 149/1986, de 9 de octubre, de ordenación de establecimientos

hoteleros y de el Decreto 23/1989, de 15 de febrero, sobre ordenación de apartamentos

turísticos:

a) Hotel: Cuando un establecimiento comercial, que bajo unidad económica de explotación

ofrece alojamiento, con o sin otros servicios complementarios especializados, de acuerdo

con su categoría; ocupa la totalidad o parte independizada de un inmueble, constituyendo

sus dependencias un todo homogéneo con entradas, y, en su caso, ascensores, escaleras

u otras dotaciones de uso exclusivo del establecimiento.

b) Hotelapartamento: Cuando un establecimiento comercial en el que además de concurrir

las condiciones indicadas para los Hoteles en el párrafo precedente, se caracteriza porque

cada unidad alojativa de que dispone está dotada del equipamiento e instalaciones

necesarias para la conservación, preparación y consumo de alimentos, fríos y calientes.

c) Apartamento Turístico: Cuando un establecimiento integrado por unidades habitacionales

se dedica al alojamiento por motivos turísticos, mediante precio y de forma habitual, cuyos

tipos serán denominados apartamentos, bungalows y villas, según lo dispuesto para ello

en los artículos 2º y 3º del Decreto 23/1989, de 15 de febrero, sobre ordenación de

apartamentos turísticos.

d) Pensiones: Cuando un establecimiento alojativo no alcanza las condiciones mínimas para

ser clasificado como hotel.

Artículo 5.5.4 Condiciones particulares de la clase hospedaje

1. Las actividades comprendidas en esta clase de uso se ajustarán a los requisitos técnicos

mínimos establecidos en la normativa sectorial aplicable vigente en la Comunidad Autónoma

de Canarias.

2. Los locales destinados al uso hospedaje en edificios con uso residencial se situarán por debajo

de la planta de viviendas con independencia de éstas y el acceso a dichos locales se hará, sin

utilizar para ello escaleras, ascensores o portales de acceso a las viviendas.

3. Cuando las previsiones de afluencia de vehículos automóviles generados por el uso, pudiera

dar origen a concentraciones de éstos, el Ayuntamiento podrá exigir la disposición de espacios

de carga, descarga y espera de vehículos en la parcela del edificio, y fuera por tanto, del

espacio público, pudiendo llegarse a denegarse la autorización de la actividad en caso de que

no sea posible resolver el problema en las condiciones señaladas.

4. Los locales destinados al uso de hospedaje en que se dispongan puestos de trabajo se ajustarán

a la normativa sectorial aplicable y en cualquier caso, al Real Decreto 486/1997 de 14 de

abril, o norma que lo sustituya sobre "disposiciones mínimas en materia de seguridad y salud

en los lugares de trabajo" y el R.D. 1627/1997 de 24 de octubre.

5. Se dotará de una plaza de aparcamiento por cada ciento cincuenta (150) metros cuadrados de

superficie edificada, con las excepciones reguladas en las condiciones particulares de la

categoría garajeaparcamiento (artículo 5.6.14).

Artículo 5.5.5 Clase comercial

1. Se considera como uso comercial aquel que comprende actividades relacionadas con el

suministro de mercancías al público, mediante ventas al pormenor, así también como la

prestación al público de determinados servicios.

2. Según las dimensiones se distinguen tres categorías:

a) Pequeño comercio: Cuando la actividad comercial tiene lugar en establecimientos independientes

de dimensión inferior a doscientos cincuenta (250) metros cuadrados de

superficie construida.

b) Local comercial: Se distinguen dos tipos:

Tipo I. Cuando la actividad comercial tiene lugar en establecimientos, de dimensión

comprendida entre doscientos cincuenta (250) metros cuadrados de superficie construida

y quinientos (500) metros cuadrados de superficie de venta al público en comercio

alimentario, y entre doscientos cincuenta (250) metros cuadrados de superficie construida

y mil quinientos (1.500) metros de superficie de venta al público en comercio no

alimentario.

Tipo II. Cuando la actividad comercial tiene lugar en establecimientos con una superficie

de venta al público superior a quinientos (500) e inferior o igual a mil quinientos

(1.500) metros cuadrados en comercio alimentario.

Se consideran también en esta categoría las galerías comerciales formadas por locales

agrupados con instalaciones comunes, cuya superficie total sea menor a la establecida

para grandes superficies.

c) Grandes superficies: Cuando la actividad comercial tiene lugar en establecimientos con

una superficie de venta al público superior a los mil quinientos (1.500) metros cuadrados.

Se distinguen cuatro tipos:

Tipo I: Establecimientos con una superficie de venta al público inferior o igual a dos

mil quinientos (2.500) metros cuadrados.

Tipo II: Establecimientos con una superficie de venta al público superior a dos mil

quinientos (2.500) e inferior o igual a cinco mil (5.000) metros cuadrados.

Tipo III: Establecimientos con una superficie de ventas al público superior a cinco mil

(5.000) e inferior a diez mil (10.000) metros cuadrados.

Tipo IV: Grandes almacenes: Establecimientos con una superficie de venta al público

igual o superior a diez mil (10.000) metros cuadrados.

3. Se define como superficie de venta al público, la superficie total de los lugares en los que se

exponen las mercancías con carácter habitual y permanente o destinados a tal fin de forma

eventual pero periódica, a los cuales puede acceder la clientela para realizar sus compras.

Incluye escaparates internos y espacios destinados al tránsito de personas y presentación de

mercancías. En el caso de establecimientos individuales se considera superficie de venta

también la zona de caja y la zona entre éstas y la salida si en ella se prestan servicios o sirve

de escaparate.

4. Se establece como criterio de medición lo siguiente:

a) No se computará como superficie edificada, con independencia de su ubicación sobre o

bajo rasante, la destinada a los siguientes usos:

Aparcamientos.

Las dedicadas a servicios funcionales, tales como almacenes, áreas de reparto, muelles

de carga y descarga, y dependencias del servicio de personal (oficinas, servicio médico,

vestuarios, etc).

Las dedicadas a circulaciones verticales y horizontales de carácter permanente, entendiendo

por éstas aquellas que definan la organización funcional del Centro.

b) Dada la organización funcional de las grandes superficies comerciales, tanto polivalentes

como especializadas, sobre todo aquellas que se configuran como centros en los que las

distintas zonas de exposición y venta sólo se diferencia de las de circulación por los

elementos expositores o stands, a través de los cuales se crean auténticas vías de evacuación,

cumplimentándose así en muchos casos las normas sobre protección contra incendios,

sólo computará como superficie edificada el ochenta por ciento (80%) de la que

resulte de sumar la que tienen dichas áreas de circulación y la de exposición y venta.

Artículo 5.5.6 Condiciones particulares de la clase comercial

1. En el caso de la implantación de una gran superficie comercial y de un local comercial Tipo II

será preceptiva previamente la elaboración de un Estudio de incidencia ambiental.

2. Los establecimientos comerciales en edificios con uso residencial se situarán por debajo de la

planta de viviendas y el acceso a dichos establecimientos se hará con total independencia de

éstas, sin utilizar para ello, escaleras, ascensores o portales de acceso a las viviendas.

3. El uso comercial en sótanos sólo se permitirá en la primera planta bajo rasante y no podrán

ser independientes del local inmediatamente superior, estando unido a éste por escaleras o

aberturas cuya superficie de contacto sea, como mínimo, del quince por ciento (15%) de la

planta baja, con un mínimo, en todo caso de diez (10) metros cuadrados.

4. Los comercios que se establezcan en semisótano deberán tener entrada directa por la vía

pública si son independientes de la actividad de planta baja, y el desnivel se salvará mediante

una escalera con una meseta de un (1) metro de ancho mínimo a nivel del batiente de la

puerta de entrada.

5. La altura libre mínima en planta baja y en plantas bajo rasante será de tres metros y cuarenta

centímetros (3,40 mts). En el resto de las plantas será al menos de tres metros (3,00 mts).

La altura libre de todo tipo de elementos será en todas las plantas como mínimo de dos metros

y ochenta centímetros (2,80 mts).

En zonas de aseos, vestuarios y oficinas se permitirán alturas libres mínimas de dos metros y

cincuenta centímetros (2,50 mts).

6. Se dispondrá de ascensores cuando el desnivel a salvar dentro del establecimiento sea superior

a siete (7) metros incluidos las plantas bajo rasante no destinadas exclusivamente a instalaciones.

El número y la capacidad de las mismas, se adecuarán al nivel de ocupación y movilidad

previsto por el centro.

7. Los establecimientos dedicados al comercio deberán disponer de cuartos de aseos que no

comunicarán directamente con el local de ventas, sino a través de un vestíbulo o espacio

intermedio y serán independientes para uno y otro sexo, debiendo establecer como mínimo en

cada aseo un inodoro y un lavabo por cada doscientos cincuenta (250) metros cuadrados o

fracción de superficie construida de local. Se exigirá la instalación de una ducha en aquellos

locales que superen los doscientos cincuenta (250) metros cuadrados de superficie.

En el caso de que se trate de galerías comerciales, análogamente, podrán agruparse las

dotaciones de aseos, manteniendo el número y condiciones con referencia a la superficie total,

incluidos los espacios comunes de uso público.

En locales de dimensión inferior a cincuenta (50) metros cuadrados podrá dispensarse de la

condición de duplicar los servicios.

8. Los locales destinados a actividades comerciales en que se dispongan puestos de trabajo se

ajustarán a la normativa sectorial aplicable y en cualquier caso, al Real Decreto 486/1997, de

14 de abril, sobre "disposiciones mínimas en materia de seguridad y salud en los lugares de

trabajo" o aquel que le sustituya.

9. La luz y ventilación de los establecimientos comerciales podrán ser natural o artificial.

En caso de que sea natural podrá ser a fachada o a patio con una superficie mínima de

nueve (9) metros cuadrados en el que se pueda inscribir un círculo de tres (3) metros de

diámetro. Los huecos de luz y ventilación deberán tener una superficie total no inferior a

un doceavo (1/12) de la que tenga la planta del local y no distar más de diez (10) metros

de cualquier punto del local.

En caso de que sea artificial se exigirá la presentación de los proyectos detallados de las

instalaciones de iluminación y acondicionamiento de aire.

10. Se dotará de una (1) plaza de aparcamiento por cada cincuenta (50) metros cuadrados de

superficie edificada en los pequeños comercios y locales comerciales Tipo I, con las

excepciones reguladas en las condiciones particulares de la categoría garajeaparcamiento

(artículo 5.6.14).

Para el resto, locales comerciales Tipo II y grandes superficies comerciales, se dispondrá de

una plaza de aparcamiento por cada cuarenta (40) metros de superficie de venta no

alimentaria y una plaza de aparcamiento por cada veinticinco (25) metros de superficie de

venta alimentaria.

11. Los locales comerciales Tipo II y grandes superficies comerciales dispondrán, dentro de la

parcela del edificio y fuera por tanto del espacio público, de una zona de acceso independiente

para carga y descarga donde pueden efectuar las maniobras dos vehículos industriales

grandes, nueve por tres (9.00 x 3.00) metros sin interrumpir el tráfico vial.

Artículo 5.5.7 Clase oficinas

1. Se considera como uso oficinas aquel que comprende actividades cuya función principal es

prestar servicios administrativos, técnicos, financieros, de información u otros, realizados

básicamente a partir del manejo y transmisión de información, bien a las empresas o a los

particulares. Se excluyen los servicios prestados por la Administración pública que se incluyen

en el uso dotacional.

2. En esta clase de uso, a efectos de su pormenorización en el espacio y, en su caso, del establecimiento

de condiciones particulares, se distinguen dos categorías:

a) Despacho doméstico. Cuando el servicio es prestado por el titular en su propia vivienda,

utilizando alguna de sus piezas.

b) Local de oficina. Cuando no se da el supuesto previsto en el párrafo anterior.

Artículo 5.5.8 Condiciones particulares de la clase oficinas

1. Los locales de oficinas en edificios con uso residencial se situarán por debajo de la planta de

viviendas con total independencia de éstas y el acceso a dichos locales se hará sin utilizar para

ello, escaleras, ascensores, o portales de acceso a las viviendas.

2. No se permitirá el uso oficinas en sótanos.

3. Los locales de oficinas que se establezcan en semisótano deberán tener entrada directa por la

vía pública y el desnivel se salvará mediante una escalera con una meseta de un (1) metro de

ancho como mínimo a nivel del batiente de la puerta de entrada.

4. La altura libre de todo tipo de elementos será como mínimo de dos metros y cincuenta

centímetros (2,50 mts).

5. Se dispondrá de ascensores cuando el desnivel a salvar dentro del establecimiento sea superior a

siete (7) metros incluidos las plantas bajo rasante no destinadas exclusivamente a instalaciones. El

número y la capacidad de las mismas, se adecuarán al nivel de ocupación y movilidad previsto.

6. Los establecimientos dedicados a oficinas deberán disponer de cuartos de aseos que no

comunicarán directamente con el resto del local, sino a través de un vestíbulo o espacio

intermedio y serán independientes para uno y otro sexo, debiendo establecer en cada aseo

como mínimo un inodoro y un lavabo por cada cien (100) metros cuadrados o fracción de

superficie construida de local.

En el caso de que se trate de locales de oficinas agrupados, análogamente, podrán agruparse las

dotaciones de aseos, manteniendo el número y condiciones con referencia a la superficie total,

incluidos los espacios comunes de uso público.

En oficinas de dimensión inferior a cincuenta (50) metros cuadrados podrá dispensarse de la

condición de duplicar los servicios.

7. Los locales de oficinas se ajustarán a la normativa sectorial aplicable sobre prevención de

riesgos laborales y en cualquier caso, al Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, sobre

"disposiciones mínimas en materia de seguridad y salud en los lugares de trabajo" o aquel que

lo sustituya.

8. La luz y ventilación de las oficinas será natural, pudiendo ser completada con ventilación

artificial. Los patios tendrán una superficie mínima de nueve (9) metros cuadrados y círculo

inscribible de tres (3) metros de diámetro.

En el primer caso, los huecos de luz y ventilación deberán tener una superficie total no inferior

a un doceavo (1/12) de la que tenga la planta del local y no distar más de quince (15) metros

de cualquier punto del local.

En el segundo caso, se exigirá la presentación de los proyectos detallados de las instalaciones

de iluminación y acondicionamiento de aire.

En todo caso, será utilizada la luz y ventilación correspondiente a fachadas, si el local tuviera

contacto con ella.

9. Se dotará de una (1) plaza de aparcamiento por cada cincuenta (50) metros cuadrados de

superficie edificada de local, con las excepciones reguladas en las condiciones particulares de

la categoría garajeaparcamiento (artículo 5.6.14).

10. Para la categoría "despacho doméstico" se aplicarán las condiciones particulares de uso

residencial, según lo establecido en el artículo 5.3.4 de las presentes Normas.

La superficie máxima ocupada por el despacho doméstico no rebasará el veinticinco por ciento

(25%) de la superficie de la vivienda en la que se ejerce la actividad, manteniéndose en todo

caso su cualidad residencial y condiciones para el resto de la vivienda.

Artículo 5.5.9 Clase terciario recreativo

1. Se considera como uso terciario recreativo aquel que comprende actividades ligadas a la vida

de ocio y de relación.

2. Según las características de la actividad se distinguen tres categorías:

a) Establecimientos para consumo de bebidas y comidas. Son locales acondicionados para

consumir en su interior alimentos, como bares, restaurantes, cafeterías.

b) Salas de reunión. Son establecimientos donde se desarrolla la vida de relación, acompañada,

en ocasiones, de espectáculos, tales como cafés concierto, discotecas, salas de fiesta

y baile, clubs nocturnos, casinos, salas de juego recreativos, bingos y otros locales en que

se practiquen juegos de azar.

c) Salas de espectáculos. Son establecimientos en los que se desarrolla la actividad de

espectáculo propiamente dicha (cine, teatros privados, etc.), es decir, aquellos en los que

se configuran ámbitos diferenciados entre actor y espectador.

En las categorías de la clase de uso terciario recreativo, por su diferente impacto urbano en

función del aforo permisible, se distinguen dos tipos:

a) Tipo I. Establecimientos con un aforo máximo de trescientas (300) personas.

b) Tipo II. Establecimientos con un aforo superior a trescientas (300) personas.

Artículo 5.5.10 Condiciones particulares de la clase terciario recreativo

1. Los recintos y locales que hayan de destinarse al uso terciario cumplirán los requisitos y

condiciones del Real Decreto 2816/82, de 29 de agosto, del Reglamento General de Policía

de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, y demás normativas sectoriales que le

afecten, o aquellas que las sustituyan.

2. En el caso de la implantación de actividades comprendidas en esta clase de uso para el Tipo

II, aforo superior a trescientas (300) personas, será preceptiva previamente la elaboración de

un Estudio de incidencia ambiental.

3. Los locales de uso recreativo en edificios con uso residencial, se situarán por debajo de la

planta de vivienda con total independencia de éstas, y el acceso a dichos locales se hará sin

utilizar para ello escaleras, ascensores o portales de acceso a las viviendas.

4. Los locales destinados a actividades terciarias recreativas en que se dispongan puestos de

trabajo se ajustarán a la normativa sectorial aplicable y en cualquier caso, al Real Decreto

486/1997, de 14 de abril, sobre "disposiciones mínimas en materia de seguridad y salud en

los lugares de trabajo" o aquel que lo sustituya.

5. Se dotará de una (1) plaza de aparcamiento por cada cincuenta (50) metros cuadrados de

superficie edificada de local, con las excepciones reguladas en las condiciones particulares de

la categoría garajeaparcamiento (artículo 5.6.14).

CAPÍTULO 5.6 USO DOTACIONAL

Artículo 5.6.1 Definición y clases

1. Es uso dotacional el que da sentido a la vida asociada, con actividades y prestaciones a los

ciudadanos que hagan posible su desarrollo integral y su bienestar, proporcionándoles los

servicios públicos propios de la vida urbana y garantizando su esparcimiento mediante áreas

libres que contribuyan, al tiempo, al equilibrio ambiental de la ciudad.

2. A efectos de su pormenorización y para el establecimiento de condiciones particulares, se

distinguen las siguientes clases dentro del uso dotacional:

Clase espacio libre.

Clase equipamiento.

Clase administración pública.

Clase servicios públicos.

Clase transportes y comunicaciones.

Clase red viaria.

Artículo 5.6.2 Aplicación

1. Las condiciones particulares que se señalan para las distintas clases del uso dotacional son

de aplicación en las parcelas que el Plan General y el planeamiento que lo desarrolle destine

para ello.

Estas determinaciones, se representan en la documentación gráfica del Plan General con

expresión de su clase y/o categoría. En las áreas remitidas a planeamiento posterior (APR y

UZR), habrán de representarse con idénticos códigos gráficos en la documentación de los

instrumentos de planeamiento que se redacten.

2. Serán también de aplicación en las parcelas que, sin calificación expresa de dotacional, se

destine a tal fin en exclusividad o en compatibilidad con otros usos, por estar permitido en la

normativa zonal en que se encuentre.

Artículo 5.6.3 Clase espacio libre

1. Se considera como uso espacio libre aquel que se destina al recreo y esparcimiento al aire

libre de la población y a mejorar las condiciones ambientales de los espacios urbanos, incluyéndose

en esta definición tanto su Sistema General conforme a lo establecido en el artículo

25.1 del Reglamento de Planeamiento, como su Sistema Local conforme a lo establecido en

el artículo 29.1 del Reglamento de Planeamiento y su Anexo.

2. Según la dimensión del espacio libre, se distinguen las siguientes categorías:

a) Categoría I: Espacio Libre con una superficie inferior a quinientos (500) metros cuadrados.

b) Categoría II: Espacio Libre con una superficie igual o superior a quinientos (500) e inferior

a cinco mil (5.000) metros cuadrados.

c) Categoría III: Espacio Libre con una superficie igual o superior a cinco mil (5000) e inferior

a cincuenta mil (50000) metros cuadrados.

d) Categoría IV: Espacio Libre con una superficie igual o superior a cincuenta mil (50000)

metros cuadrados.

e) Espacio LibreAparcamiento: Se identifican en los Planos de Regulación del Suelo y la

Edificación con las siglas EL/AP, y se definen como aquellas piezas de suelo, de titularidad

privada, exentas de edificación y en régimen de servidumbre de uso público, cuyo

subsuelo se destina a una edificación que contiene instalaciones dedicadas al estacionamiento

de vehículos.

Artículo 5.6.4 Condiciones particulares de la clase espacio libre

1. Toda modificación de ubicación o disminución de los espacios libres se entenderá que constituye

modificación del Plan General, salvo los ajustes que su propio margen de concreción confiera.

2. En los espacios libres de nueva creación en planeamientos de desarrollo del Plan General, no

podrán computarse a los efectos de cubrir las dotaciones mínimas exigibles, lugares que

constituyen riscos, barrancos o similares accidentes topográficos, o terrenos cuya pendiente

media sea superior al veinte por ciento (20%), salvo que previamente se abancalen o explanen

o se constituya en el Ayuntamiento depósito o aval bancario por importe del coste de las obras

necesarias para su acondicionamiento según proyecto que se acompañará.

3. En las piezas de suelo calificadas como EL/AP , y por lo que se refiere a la edificación que se

construya en el subsuelo destinada a aparcamiento, se regulará por el régimen particular

contenido en estas Nomas Urbanísticas para tal uso, así como por la normativa sectorial que

le sea de especial aplicación.

Artículo 5.6.5 Clase equipamiento

1. Se considera como uso equipamiento aquel que se destina a proveer a los ciudadanos

servicios que hagan posible su educación, su bienestar y su salud, así como aquellos que

proporcionen el enriquecimiento cultural y social propios de la vida urbana.

2. Según las características de la actividad se distinguen las siguientes categorías:

a) Educativo. Aquel que comprende las actividades destinadas a la enseñanza reglada en

sus distintos grados: centros docentes definidos en la Ley de Ordenación General del

Sistema Educativo (LOGSE) y centros destinados a estudios universitarios.

b) Sanitario. Aquel que engloba el conjunto de actividades, servicios y prestaciones desarrollados

por organizaciones y personas públicas y privadas en el territorio del municipio, cuya

finalidad es la de proteger y promover la salud, prevenir la enfermedad y asegurar la

asistencia sanitaria en todos los casos de pérdida de salud, que son llevadas a cabo por

los correspondientes servicios médicos en régimen ambulatorio u hospitalario, que se encuentren

comprendidos en la LEY 11/1994, de 26 de julio, de Ordenación Sanitaria de

Canarias y Reglamento que la desarrolle y, en su caso, aquellas que los sustituyan o

modifiquen.

c) Servicios sociales. Aquel que comprende las actividades destinadas a promover y posibilitar

el desarrollo del bienestar social de todos los ciudadanos, mediante actividades entre

las que se incluyen la información, orientación y prestación de servicios o ayudas a

colectivos específicos como familia e infancia, tercera edad, personas discapacitadas,

minorías étnicas, etc.

No se consideran en esta categoría las residencias de carácter privado, destinadas al

alojamiento de colectivos (tercera edad, estudiantes, etc), las cuales se engloban en el uso

residencial dentro de la clase residencia comunitaria.

d) Cultural. Aquel que comprende las actividades destinadas a la custodia, transmisión y

conservación del conocimiento, fomento y difusión de la cultura y exhibición de las artes,

así como las actividades de relación social, tendentes al fomento de la vida asociativa.

e) Deportivo. Aquel que comprende las actividades destinadas a la práctica del ejercicio físico

en las modalidades de: recreo y ocio, deporte de élite o alto rendimiento, educación física,

y exhibición de especialidades deportivas.

f) Religioso. Aquel que dé cabida a las actividades destinadas a la práctica de los diferentes

cultos, comprendiendo aquel tipo de actividad de orden litúrgico, pastoral y social que

sean propios de la misión y finalidad religiosa.

Artículo 5.6.6 Condiciones particulares de la clase equipamiento

1. Las actividades comprendidas en esta clase de uso se ajustarán a los requisitos técnicos

mínimos establecidos en la normativa sectorial aplicable vigente en la Comunidad Autónoma

de Canarias.

2. Los equipamientos en edificios con uso residencial se situarán por debajo de la planta de

viviendas con total independencia de éstas y el acceso a dichos locales se hará sin utilizar para

ello escaleras, ascensores o portales de acceso a las viviendas.

3. En suelos urbanizables con planeamiento remitido se localizarán los equipamientos en

situaciones preferentemente de centralidad, cercanos a intercalados entre el resto de los usos

y creando sistemas e itinerarios que les den continuidad y que eviten una marginación o

situación periférica.

4. Se dotará de una (1) plaza de aparcamiento cada doscientos (200) metros cuadrados de

superficie edificada con carácter general para todos los equipamientos a excepción de la que

se citan específicamente a continuación que deberán cumplir:

Educativo: una plaza por cada sesenta (60) metros cuadrados útiles.

Sanitario: una plaza por cada cien (100) metros cuadrados útiles.

Equipamientos que conlleven una elevada concentración de personas por tener actividades

de espectáculos o salas de reuniones: una plaza por cada veinticinco (25) espectadores

o asistentes.

La dotación de plazas de aparcamiento tendrá como excepciones las reguladas en las condiciones

particulares de la categoría garajeaparcamiento (artículo 5.6.14).

Artículo 5.6.7 Clase administración pública

1. Se considera uso administración pública aquel que se destina a desarrollar las tareas de

atención al ciudadano y gestión de las actividades de la Administración, Instituciones y

organismos autónomos de carácter público en todos sus niveles (estatal, autonómica y local)

Artículo 5.6.8 Condiciones particulares de la clase administración pública

1. Serán las mismas que las exigidas al uso terciario en la clase oficinas.

Artículo 5.6.9 Clase servicios públicos

1. Se considera como uso servicio público aquel que se destina a proveer a la población de las

dotaciones relacionadas con la conservación general de la ciudad, la salvaguarda de las

persona y bienes, el suministro de productos básicos a cargo de la Administración y, en

general, con la provisión de servicios básicos a los ciudadanos, mediante instalaciones específicas

adecuadas a los mismos.

2. Atendiendo a la prestación que realicen, se distinguen las siguientes categorías:

a) Seguridad y protección. Comprende las instalaciones destinadas a instituciones, institutos

armados, cuerpos de seguridad y de emergencia cuya tarea sea la defensa del Estado, la

preservación del orden público y la protección de los ciudadanos o de los bienes, tales

como cuarteles de bomberos, comisarías de policía, cuarteles de Fuerza de Seguridad del

Estado, instalaciones militares, etc.

b) Justicia. Comprende las instalaciones destinadas a instituciones de los órganos judiciales

y las que dependan orgánicamente de éstos.

c) Servicios de correos y telecomunicaciones. Comprende las instalaciones destinadas a

correos, a centros de producción y emisión de programas de radio y televisión.

d) Mantenimiento y limpieza de los espacios públicos. Comprende las instalaciones destinadas

al mantenimiento y limpieza de los espacios públicos y aquellas otras destinadas al

almacenamiento de materiales y vehículos vinculados a las actividades propias de la

Administración.

e) Abastecimiento alimentario. Instalaciones mediante las que se proveen productos de

alimentación para el abastecimiento de la población como mercados centrales, mataderos

u otros similares.

f) Servicios funerarios. Comprende las instalaciones relacionadas con el enterramiento:

cementerios y tanatorios.

g) Infraestructura. Comprende los espacios destinados a centros de producción, control,

almacenaje y distribución de instalaciones urbanas. No se incluyen en esta categoría las

redes de infraestructura que se contemplan como un uso diferente del dotacional.

Según las características de la infraestructura se distinguen los siguientes tipos:

Eléctricos: centrales, subestaciones y estaciones transformadoras.

Abastecimiento de agua: depósitos y estaciones de bombeo.

Saneamiento y depuración: estaciones depuradoras y estaciones de bombeo.

Centros de telefonía.

Instalaciones para la recogida y tratamiento de residuos sólidos.

Estaciones de control medioambiental y meteorológico.

h) Transporte público. Comprende los espacios destinados a almacenar y mantener la flota

de vehículos pertenecientes a las empresas concesionarias del transporte regular de

pasajeros.

Artículo 5.6.10 Condiciones particulares de la clase servicios públicos

1. Las actividades comprendidas en esta clase de uso se ajustarán a los requisitos técnicos

mínimos establecidos en la normativa sectorial aplicable vigente en la Comunidad Autónoma

de Canarias. En ausencia de dicha normativa los servicios técnicos municipales le aplicarán la

normativa que por analogía se refiera al uso más asimilable.

Artículo 5.6.11 Clase transporte y comunicaciones

1. Se considera como uso transporte y comunicaciones aquel que se destina a desarrollar el

movimiento de los medios de transporte colectivos, y vehículos, así como el estacionamiento

de éstos.

2. Atendiendo a la prestación que realicen, se distinguen las siguientes categorías:

a) Transporte marítimo. Comprende las instalaciones destinadas a los pasajeros del tráfico

marítimo.

b) Intercambiador. Comprende las instalaciones destinadas a posibilitar el transbordo de

pasajeros en el transporte colectivo.

c) GarajeAparcamiento. Comprende las instalaciones dedicadas al estacionamiento de

vehículos.

d) Estación de servicios. Comprende las instalaciones destinadas al suministro de combustibles

para vehículos.

Artículo 5.6.12 Condiciones particulares de la categoría transporte marítimo

1. Las actividades comprendidas en esta clase de usos se ajustarán a los requisitos técnicos

mínimos establecidos en la normativa sectorial vigente.

Artículo 5.6.13 Condiciones particulares de la categoría intercambiador

1. Las actividades comprendidas en esta clase de usos se ajustarán a los requisitos técnicos

mínimos establecidos en la normativa sectorial vigente.

Artículo 5.6.14 Condiciones particulares de la categoría garajeaparcamiento

1. Todos los edificios y áreas no edificadas destinadas al desarrollo de una actividad, dispondrán

del espacio necesario para el estacionamiento de los vehículos de sus usuarios, con las

excepciones siguientes:

a) Cuando en la ordenanza zonal no se establezca como uso vinculado el de Transporte y

Comunicaciones en su categoría de GarajeAparcamiento.

b) En edificios catalogados.

c) En parcelas cuyo único acceso sea a través de calles calificadas como PT o parcelas

calificadas como EL en los planos de Regulación del Suelo y la Edificación.

d) En parcelas cuyo acceso se produzca desde vías no aptas para tránsito rodado.

e) En parcelas cuyo acceso se produzca a través de vías de ancho menor a cinco (5) metros.

La provisión de plazas de aparcamiento necesarias se determina específicamente en estas

Normas en los artículos referidos a las condiciones particulares de cada uso, y será independiente

de la existencia de garajes privados comerciales y de estacionamientos públicos.

Los espacios destinados a albergar la dotación de aparcamientos de un edificio no podrán

variar su uso ni transformarse en aparcamientos de uso público.

El Ayuntamiento previo informe técnico, podrá relevar del cumplimiento de la dotación de

aparcamiento o aceptar otras soluciones, en el caso de edificios destinados a viviendas

protegidas de "Régimen Especial de Alquiler" o denominación que le sustituya.

2. La dotación de aparcamientos deberá hacerse en espacios privados, mediante alguna de las

soluciones siguientes:

a) En la propia parcela, bien sea en el espacio libre o edificado.

b) En un espacio comunal, sea libre (en cuyo caso se establecerá la servidumbre correspondiente)

o edificado.

3. Aparcamientos en espacios libres de parcela:

Se entiende por espacio libre, la superficie de parcela no ocupada por la edificación. Salvo

indicación expresa en sentido contrario en las normas zonales o en la normativa de planeamiento

incorporadas o remitidas, se podrá utilizar estos espacios como dotación de aparcamiento

en las siguientes condiciones:

a) Sobre rasante: la superficie ocupada por este uso no será superior al cuarenta por ciento

(40%) de la superficie libre, será compatible con el arbolado y no se autorizarán más obras

o instalaciones que las de pavimentación.

b) Bajo rasante: se podrá ocupar la superficie libre siempre que el aparcamientogaraje esté

cubierto de modo que sea posible aportar sobre su superficie una capa de tierra para el

ajardinamiento de ochenta (80) centímetros de espesor, cuyo nivel superior deberá quedar

a la altura de la rasante de las calles a las que afecte, excepto aprobación expresa por

parte del Ayuntamiento de una solución de cubierta alternativa.

4. Aparcamientos en espacios edificados:

Se entiende por garaje el espacio edificado destinado al aparcamiento de vehículos. Se

podrán implantar garajes en las siguientes situaciones:

a) En edificios exclusivos, sobre y/o bajo rasante.

b) En plantas sobre rasante y/o bajo rasante, en edificios de otros usos, según las indicaciones

establecidas al respecto en las normas zonales o en la normativa de planeamientos de

desarrollo.

No se consideran parte del garaje los depósitos para ventas de coches y los locales destinados

a la conservación y reparación del automóvil aún cuando estén anexos a los mismos, que en

todo caso estarán regulados como uso comercial e industrial respectivamente.

5. La altura libre no podrá ser menor de dos metros y veinte centímetros (2,20 mts) en cualquier

punto, libres de todo tipo de elementos.

6. Se entiende por plaza de aparcamiento el espacio debidamente señalizado destinado al

estacionamiento de un vehículo. La delimitación de cada plaza se efectuará mediante marcas

viales en el pavimento, no pudiendo independizarse del resto del aparcamiento mediante

ningún tipo de cerramiento excepto, con soluciones del tipo "boxes" con dimensiones mínimas

de treinta (30) metros cuadrados de superficie y cuatro metros y cincuenta centímetros (4,50

mts) de ancho, definidas unitariamente desde proyecto.

En la documentación gráfica a presentar en el proyecto, figurarán dibujadas y numeradas

todas las plazas de aparcamientos, así como los pasillos y rampas de acceso.

El número de plazas en un garaje no podrá exceder del número resultante de dividir la

superficie útil de dicho garaje (sin contabilizar servicios, núcleos de comunicación vertical y

aquellas zonas que carezcan de las condiciones suficientes de acceso y maniobrabilidad) por

veinte metros cuadrados (20 m²).

La dimensión mínima de la plaza de aparcamiento será de dos metros y veinte centímetros

(2,20 mts) de ancho por cuatro metros y cincuenta centímetros (4,50 mts) de longitud, libre de

todo tipo de elementos incluso los estructurales. Será obligatorio destinar un 20% como

mínimo a plazas de cinco (5 mts) metros por dos y cincuenta centímetros (2,50 mts), y una

plaza de minusválidos por cada cincuenta (50) plazas.

7. El número y tipo de los accesos dependerá de la superficie construida de los garajes y se

ajustarán a las siguientes condiciones:

a) Los garajes de menos de seiscientos (600)metros cuadrados podrán utilizar el portal de

acceso al inmueble cuando el garaje sea para uso exclusivo de los usuarios del edificio, en

cuyo caso el portal tendrá una anchura mínima de cuatro (4) metros.

b) Los garajes de superficie comprendida entre seiscientos (600) y dos mil (2.000) metros

cuadrados podrán disponer de un sólo acceso para entrada y salida con ancho mínimo de

tres (3) metros. Dispondrá de un acceso independiente para personas.

c) Los garajes de superficie superior a dos mil (2.000) e inferior o igual a seis mil (6.000)

metros cuadrados tendrán salida y entrada independientes o diferenciadas, con ancho

mínimo para cada sentido de tres (3) metros. Dispondrán de un acceso independiente

para personas.

d) Los garajes de superficie mayor de seis mil (6.000) metros cuadrados tendrán acceso por

dos calles con entradas y salida independiente o diferenciada a cada una de ellas, con

ancho mínimo para cada sentido de tres (3) metros. Dispondrán de accesos independientes

para personas.

e) El número máximo de accesos rodados permitidos será de dos (2).

8. El ancho mínimo de los accesos, en función del ancho de la calle donde esté situado el garaje,

cumplirá además del apartado anterior, las siguientes condiciones:

a) En garajes de superficie construida mayor de seiscientos (600) metros cuadrados el ancho

mínimo será de tres (3) metros para calles mayores de quince (15) metros, de cuatro (4)

metros para calles comprendidas entre diez y quince (10 y 15) metros y de cinco (5) metros

para calles menores de diez (10) metros y mayores de cinco (5) metros.

b) Los garajes que sean de uso no exclusivo de los usuarios del edificio en que está enclavado

deberán tener acceso directo a una vía de al menos diez (10) metros de anchura.

9. No se admitirán accesos rodados a garajes en calles de ancho menor a cinco (5) metros, ni en

los chaflanes.

10. Las entradas y salidas de los garajes dispondrán de un espacio de espera con suelo horizontal,

dentro de la parcela, con unas dimensiones mínimas de tres (3) metros de ancho por cinco (5) de

fondo, excepto en garajes que sean uso vinculado de viviendas en su categoría de unifamiliar.

11. Las puertas de garaje se situarán en la línea de fachada y tendrá una altura libre mínima de

dos metros y veinte centímetros (2,20 mts).

12. Se autorizará la mancomunidad de garajes aparcamientos entre distintos propietarios, con el

fin de reducir al mínimo el número de accesos, dentro de los límites señalados anteriormente,

excepto en las zonas de ordenanza B, Bt, D, Ca y Ct.

13. Las rampas tendrán una pendiente máxima del dieciséis por ciento (16%) en los tramos de

directriz recta y del doce por ciento (12%) en las de directriz curva, medida en el eje de la

rampa, excepto para garajes que sean uso vinculado de viviendas en su categoría de unifamiliar

donde se admitirá hasta un veinte por ciento (20%) de pendiente.

El ancho de las rampas se determinará en función de los viales que las forman siendo el

mínimo de tres (3) metros por vial. En los tramos curvos, el radio de curvatura en el eje del

vial interior será como mínimo de seis (6) metros.

14. Si el acceso se efectúa con montacoches, se dispondrá un aparato elevador por cada veinte

(20) plazas o fracción. El espacio de espera, en este caso, tendrá un fondo mínimo de diez

(10) metros y el ancho mínimo será de cinco (5) metros.

15. El ancho mínimo de las vías en el interior de los garajes será el siguiente:

a) En vías de sentido único y plazas distribuidas en paralelo o espiga, será de tres (3) metros.

b) En vías de sentido único y plazas distribuidas en batería será de cuatro metros y cincuenta

centímetros (4,50 mts.)

c) En vías de doble sentido será de cuatro metros y setenta y cinco centímetros (4,75 mts.)

16. Los garajes deberán cumplir en materia constructiva o de ventilación los siguientes requisitos:

a) El recinto deberá estar aislado del resto de la edificación o fincas colindantes por muros y

forjados resistentes al fuego, sin huecos directos de comunicación con patios o locales

destinados a otros usos.

b) Podrá comunicarse el local con la escalera, ascensor, cuartos de calderas, salas de máquina,

cuartos trasteros u otros servicios autorizados del inmueble cuando éstos tengan otro

acceso y dispongan de un vestíbulo adecuado de aislamiento con puertas blindadas de

cierre automático, resistentes a la temperatura durante noventa (90) minutos y estancas

al humo. Si estuvieran situados debajo de salas de espectáculos, estarán totalmente

aislados, no permitiendo ninguna comunicación interior con el resto del inmueble, y

cualquier hueco de éste deberá estar a una distancia al menos de cuatro (4) metros de

otro del edificio o de los linderos con las fincas colindantes.

c) La ventilación natural o forzada estará proyectada con suficiente amplitud para impedir la

acumulación de humos o gases nocivos. Se hará por patios o chimeneas para su utilización

exclusiva, construidas con elementos resistentes al fuego, sobrepasando un (1) metro

como mínimo la altura máxima del edificio y alejándose una distancia mínima de diez (10)

metros de cualquier hueco o abertura de las construcciones colindantes. Si las chimeneas

se localizasen en zonas de uso o acceso público, tendrán una altura mínima desde la

superficie pisable de dos metros y cincuenta centímetros (2,50 mts.), debiendo estar

protegida horizontalmente en un radio de la misma dimensión.

d) Si la ventilación es natural se dispondrán huecos o conductos de aireación permanentemente

abiertos con una sección mínima de un (1) metro cuadrado por cada doscientos

(200) metros cuadrados de superficie útil de garaje, situándose un hueco, al menos, en

cada cuadrado de veinte (20) metros de lado en que idealmente pueda dividirse el local.

En edificios de otros usos podrá permitirse la ventilación a fachada de las plantas sobre

rasante destinadas a garaje si se justifica la no existencia de riesgo de propagación de

incendio a los huecos de las plantas superiores.

e) Si la ventilación es forzada se garantizará un barrido completo de los locales, con una

capacidad mínima de seis (6) renovaciones por hora y cuyas bocas de aspiración estén

dispuestas de forma que existan al menos dos bocas en proyección vertical sobre el suelo

por cada uno de los cuadrados de quince (15) metros de lado en que idealmente pueda

ser dividido el local. El mando de los extractores se situará en lugar de fácil acceso.

Se dispondrá de aparatos detectores de CO, desfavorablemente ventilado, que accionen

automáticamente dichas instalaciones.

17. Los garajes dispondrán de un sistema de alumbrado artificial que proporcione un nivel de

iluminación mínimo de cincuenta (50) lux.

18. Se permitirá en los garajes solamente el estacionamiento y el lavado de vehículos con

exclusión de cualquier otra actividad.

19. Se dispondrán aseos (independientes para uno y otro sexo) para usuarios en edificios de

aparcamientos de uso exclusivo.

Artículo 5.6.15 Condiciones particulares de la categoría estación de servicios

1. Se ajustarán a la normativa sectorial vigente.

2. No se podrán localizar en locales cerrados ni en garajes.

3. Su emplazamiento en áreas residenciales requerirá la previa aprobación de un Estudio de

Detalle que ordene el entorno del surtidor, resolviendo problemas de circulación de vehículos,

medianeras al descubierto, ordenación de volúmenes y otros factores que condicionen la

relación de surtidores y estaciones con el entorno urbano.

4. Podrán disponer de edificios o de instalaciones destinadas a la venta de bienes y servicios a los

usuarios, complementarios a la actividad principal.

Artículo 5.6.16 Clase Red Viaria

1. Se define como uso dotacional para la vía pública el de los espacios de dominio y uso público

destinados a posibilitar el movimiento de los peatones, los vehículos y los medios de transporte

colectivo habituales en las áreas urbanas, así como la estancia de peatones y el estacionamiento

de vehículos.

2. Además de las normas contenidas en este apartado que sean de particular aplicación, la planificación,

proyecto, construcción, conservación y explotación de la red viaria, así como el régimen de

protección del dominio público viario y las limitaciones a las propiedades colindantes, se regirán,

según el tipo de, vía, el organismo titular de la misma y la clase de suelo que atraviesa, por las

normas generales, territoriales y sectoriales que sean de aplicación en cada caso.

Artículo 5.6.17 Categoría de la clase Red Viaria

Atendiendo al rango y la prestación del servicio, se distinguen las siguientes categorías.

1. Red viaria de interés Regional y red viaria de Interés Insular.

Está formada por aquellas vías de dominio y uso público, de titularidad de la Comunidad

Autónoma y del Cabildo Insular, respectivamente, y que comprende las distintas clases de

carreteras cuyo trazado discurre por el término municipal, que se regulan con arreglo a la

clasificación y régimen jurídico que viene establecido en la correspondiente Ley territorial y

reglamento que la desarrolla.

2. Red viaria de interés local.

Está formada por aquellas vías de dominio y uso público, destinadas a posibilitar el movimiento

y estancia de los peatones, los vehículos y su estacionamiento y los medios de transporte

colectivo habituales en las áreas urbanas, su conexión entre éstas así como las conexiones

entre las vías de Interés Regional o Insular que no formen parte de aquellas, y cuya titularidad

le corresponde al Ayuntamiento y la gestión a los servicios municipales correspondientes.

3. Plataforma de Tránsito.

Se identifican en los planos de Regulación del Suelo y la edificación con las siglas "PT".

Se distinguen como aquellos espacios urbanos públicos exentos de edificación y adyacentes a

la red viaria, cuya función es la de facilitar la permanencia temporal de los peatones en la vía

publico, caracterizados por favorecer la multifuncionalidad, la comunicación y el acceso a las

principales áreas de actividad y de carácter residencial. Pueden formar parte de tramos o

itinerarios, continuos o discontinuos, de interés de la malla urbana constituyendo elementos

cualificantes del espacio de la ciudad para dotarla de mayores oportunidades de relación o

intercambio social.

Las Plataformas de tránsito son susceptibles, cuando así venga establecido por los servicios

municipales, para admitir tráfico rodado con la señalización oportuna, de los servicios públicos

de transporte de viajeros, limpieza, seguridad o de emergencia.

Se caracterizan por contar con elementos constructivos que por sus características y materiales

(pavimento, bordillos, elementos de mobiliario urbano, etc.) los diferencia de modo evidente

de la trama viaria urbana destinada a la circulación de vehículos, de la que podrán encontrarse

separados por las barreras que impidan su paso o bien con la señalización viaria que lo

prohíba, según los casos

4. Zona Verde Viaria.

Espacios libres de edificación adyacentes a la red viaria, y adscritos a ésta, que otorgan un

valor de calidad medioambiental a los trazados viarios, y en los que prolifera la plantación

vegetal y tratamiento de pavimentos, ornamentación y mobiliario que lo distinguen de los

demás elementos del sistema viario.

Artículo 5.6.18 Condiciones particulares de la red viaria de Interés Regional y red viaria de Interés Insular

1. Es de aplicación, al igual que en el resto del sistema viario, el régimen jurídico de las zonas

uso y de defensa, configurada por la zona de dominio público, servidumbre, afección y línea

de edificación.

a) Zona de dominio público:

Serán de aplicación los anchos establecidos en el artículo 45.1 del Decreto 131/95, de 11

de mayo, por el que se aprueba el Reglamento de Carreteras de Canarias:

Autovía y Carreteras de Interés Regional 8 metros

b) Zona de Servidumbre y Afección:

Los anchos medidos en metros establecidos en la Disposición Transitoria Segunda establecidos

en el artículo 45.1del Decreto 131/95, de 11 de mayo, por el que se aprueba el

Reglamento de Carreteras de Canarias:

Autovía: Servidumbre: 15 metros Afección: 7 metros

Carretera de Interés Regional: Servidumbre: 15 metros Afección: 7 metros

c) Línea de Edificación:

Las distancias indicadas en la Disposición Transitoria Segunda del Decreto 131/95, de 11

de mayo, por el que se aprueba el Reglamento de Carreteras de Canarias medidas desde

la Arista Exterior de las Calzada:

Autovía Línea de Edificación: 30 metros

Carretera de Interés Regional: Línea de Edificación: 25 metros

2. Los cerramientos de parcelas, edificaciones y canalizaciones subterráneas deben quedar a

partir de la Línea de Edificación. Entre esta línea y la carretera se podrán prever y planificar los

usos que sean compatibles con su carácter de protección de vías.

3. Las parcelas colindantes a las Carreteras de Interés Regional no podrán tener acceso a las

mismas.

4. Los accesos que puedan afectar a las Carreteras de Interés Regional deberán ser autorizados

por el Excmo. Cabildo Insular de Gran Canaria, en virtud de las delegaciones en materia de

carreteras efectuadas por el Gobierno de Canarias a partir del 1 de enero de 1988.

5. En las carreteras que atraviesan áreas residenciales o turísticas y en travesías en que sea

factible, se dispondrán carriles para el tráfico exclusivo de bicicletas (art. 33 de la Ley 9/1991)

6. En el desarrollo de nuevas urbanizaciones, los promotores de las mismas deberán proveer los

pasos peatonales a nivel o distinto nivel que fueren necesarios, zonas de parada de vehículos

de transporte público, barreras antirruido, semaforizaciones y demás equipamientos requeridos

por la zona edificable colindante con la carretera (art. 36.5 de la Ley 9/1991).

7. Los terrenos en márgenes de carreteras clasificados como urbanizables, deberán contemplar

la protección de la calidad de vida de las futuras urbanizaciones mediante el establecimiento

de una franja ajardinada de separación de la carretera que proteja a los usuarios de la zona

urbana de los ruidos y contaminación producidos en la carretera (art. 47.2 de la Ley 9/1991).

Artículo 5.6.19 Condiciones particulares de la red viaria de Interés Local

1. En suelo urbano y en el suelo urbanizable no se permitirán accesos rodados directos desde las

propiedades colindantes a la red viaria urbana, a no ser que cuenten con vías de servicio u

otros elementos de diseño viario que resuelvan la conexión. Excepcionalmente serán autorizables

accesos rodados desde la red viaria urbana a las propiedades colindantes, siempre que

se demuestre fehacientemente la imposibilidad de solucionarlo desde alguna vía local,

debiéndose incorporar las medidas necesarias para disminuir la incidencia en la circulación.

2. El diseño de los tramos y recorridos de la red viaria de interés local responderá a las dimensiones

que se deriven de las intensidades de la circulación rodada, del medio atravesado, de las

reservas para estacionamiento y de la implantación del transporte colectivo, asegurando su

conexión con el resto de la red viaria, con arreglo a las condiciones que se establezcan en el

correspondiente Plan Especial de Infraestructura Viaria, y sin perjuicio de la normativa sectorial

que le sea de aplicación.

Artículo 5.6.20 Condiciones particulares de la Plataforma de Tránsito

1. Usos Prohibidos:

a) La circulación de vehículos particulares, ciclomotores o motocicletas, y en general cualquier

vehículo a motor a excepción de los que se indicarán en el siguiente apartado

relativo a los usos permitidos.

b) La circulación de vehículos de transporte discrecional de viajeros, mercancías o cualesquiera

otros de análogas características.

c) La construcción de garajes en edificios de nueva planta en los tramos comprendidos por

el trazado de las Plataformas de Tránsito.

d) La apertura de nuevos comercios y/o servicios que impliquen para su desarrollo el tráfico

intenso de vehículos de carga o suministros.

Se respetarán aquellos preexistentes, a los que los órganos de gestión municipales

asignarán, previa petición de los interesados, las condiciones de acceso a los vehículos de

suministros.

e) El aparcamiento o estancia temporal de vehículos particulares de residentes en la zona o

cualesquiera otros, salvo en el caso de los de emergencia o seguridad.

2. Usos Permitidos:

a) La circulación, temporal o de índole periódica de vehículos de transporte público de

carácter colectivo, en horario limitado, en los supuestos que así se prevea y que por sus

dimensiones no perturben o puedan perturbar el tránsito de los viandantes.

b) Circulación restringida de vehículos de servicios públicos de limpieza, recogida de basuras,

etc. en los horarios que se establezca por razones del servicio.

c) El carrilbici, que quedará delimitado por señalización horizontal en aquellos tramos a tal

efecto especificados, y por la señalización vertical al inicio y fin de cada trayecto. En

aquellos tramos en los que no esté permitida la circulación en bicicleta, quedarán asimismo

señalizados.

d) El acceso restringido de vehículos particulares en tránsito hacia o de los garajes preexistentes

deberán contar con una tarjeta de residente identificativa del vehículo para poder

acceder a los mismos, que elaborará el correspondiente servicio municipal a petición del

interesado.

e) Aquellos otros que sean compatibles con su naturaleza.

Todas las Plataformas de Tránsito que admitan la circulación de vehículos de forma restringida,

deberán contar con la señalización oportuna en la que se indicará horario y tipo de transporte

que admiten. Fuera de dichos horarios, queda totalmente prohibida la circulación de vehículos

de motor, con las excepciones enunciadas.

Artículo 5.6.21 Condiciones particulares de las Zonas Verdes Viarias

1. En función de su extensión y superficie, así como su configuración condicionada a la red viaria

a la que se encuentran adscritos, no se ajustan a la definición de espacio libre de ámbito local,

y podrán acoger, en todo caso, si así lo admitieran las circunstancias específicas de cada

espacio de esta categoría, el tránsito o la permanencia de los peatones dentro de su ámbito.

2. En el supuesto que se admitiera la estancia de los peatones, se dará prioridad a los elementos

ornamentales, adecuado mobiliario urbano que facilite la estancia de las personas, y diversificación

del tratamiento del suelo, susceptible de acoger su uso por éstos ya sea para el tránsito

como la estancia.

3. Se podrán transformar en vías, cuando no existan otras alternativas de los trazados proyectados

que impliquen la transformación del uso al que se encuentra adscrito.

A tales efectos, aquellas áreas que cuenten con un ajardinamiento consolidado y desempeñen

una función del tránsito peatonal o contribuyan al esponjamiento de la trama urbana, requerirá

informe favorable de los servicios municipales competentes que justifiquen la necesidad e

idoneidad de la modificación propuesta, así como valoración y justificación de las alternativas

que hayan sido desechadas

Home

  . l