Noticias
Legislación
 
Enlaces
Durbacan
Derecho Urbanístico
IusCan
Portal Jurídico
Info Plan
Planeamiento
PaHisCan Patrimonio Histórico

Plan General Municipal de Ordenación de Las Palmas de Gran Canaria

NORMAS URBANÍSTICAS.

Texto de la aprobación provisional

TÍTULO II DESARROLLO Y EJECUCIÓN DEL PLAN GENERAL

CAPÍTULO 2.1 DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 2.1.1 Competencia

1. La dirección, el control del desarrollo y la ejecución del Plan General son competencia propia

del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, sin perjuicio de la participación de las

restantes Administraciones y de los particulares, con arreglo a lo establecido en las leyes y en

las presentes Normas Urbanísticas.

2. Dentro de las respectivas atribuciones y obligaciones, corresponderá a los organismos de la

Administración del Estado, Comunidad Autónoma, Cabildo y Entidades Locales de Gran

Canaria, la cooperación con el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria para el mejor

logro de los objetivos que el Plan persigue.

Artículo 2.1.2 Prioridad en el desarrollo

1. Las actuaciones previstas para el desarrollo y ejecución de las determinaciones del Plan

General tendrán en cuenta el orden de prioridad y plazos señalados en el Programa de

Actuación.

2. El incumplimiento de las previsiones contenidas en el Programa de Actuación y en los planes

de etapas del planeamiento de desarrollo, por causa imputable al titular del terreno, facultará

al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria para aplicar las previsiones legales en orden

a garantizar su ejecución.

Artículo 2.1.3 Instrumentos de actuación urbanística

1. El desarrollo y ejecución del Plan General se realizará mediante los siguientes tipos de

instrumentos:

a) Instrumentos de ordenación.

b) Instrumentos de gestión.

c) Instrumentos de ejecución.

2. Dentro del plazo máximo de dos (2) meses contados desde la aprobación definitiva del

Plan General, el Ayuntamiento deberá iniciar los trámites necesarios para aprobar la

Ordenanza Especial sobre contenido de los instrumentos de ordenación, gestión y

ejecución.

CAPÍTULO 2.2 INSTRUMENTOS DE ORDENACIÓN

Artículo 2.2.1 Concepto

1. Los instrumentos de ordenación tienen por objeto la regulación urbanística del suelo a través de:

a) Figuras de planeamiento.

b) Figuras complementarias.

Artículo 2.2.2 Figuras de planeamiento

1. Tienen la consideración de figuras de planeamiento:

a) Los Planes Parciales, para el desarrollo de los sectores del suelo urbanizable y, en su caso,

los sistemas generales adscritos.

b) Los Planes Especiales, para la ordenación detallada del suelo urbano o, con los objetivos

particulares que en cada caso puedan concurrir, en cualquier clase de suelo.

c) Los Estudios de Detalle, para completar o adaptar las determinaciones del Plan General

o de los Planes Especiales de Reforma Interior en el suelo urbano y de los Planes Parciales

en el suelo urbanizable.

Artículo 2.2.3 Figuras complementarias

1. Las figuras de planeamiento podrán ser complementadas mediante los siguientes instrumentos:

a) Normas Especiales de protección, para cualquier clase de suelo y con los objetivos señalados

en el artículo 78 del Reglamento de Planeamiento Urbanístico.

b) Ordenanzas Especiales, con el fin de regular aquellas cuestiones que, teniendo una

relación directa con aspectos urbanísticos, deban formar parte de normas independientes

por razón de la especialidad de su regulación.

c) Registro de bienes catalogados y de servidumbres.

d) Catálogos complementarios de planeamiento.

Artículo 2.2.4 Planes Parciales

1. El Plan Parcial es el instrumento para el desarrollo y concreción de la ordenación urbanística que

culmina el sistema de planeamiento en el suelo urbano no consolidado y en sectores de suelo

urbanizable, salvo la redacción eventual de Estudios de Detalle, siendo el mismo presupuesto

necesario para la ejecución de la urbanización, de conformidad con lo establecido en los

artículos 35 y 36 de la Ley 9/1999, de 13 de mayo, de Ordenación del Territorio de Canarias.

2. Los Planes Parciales desarrollarán de forma integral los ámbitos territoriales correspondientes

a sectores unitarios de suelo urbanizable delimitados por el Plan General en los Planos de

regulación del suelo y la edificación, señalando su ordenación detallada y completa, además

del régimen pormenorizado del uso y aprovechamiento de los terrenos, con sujeción a lo

establecido para cada uno de ellos por el Plan General, de modo que sea posible su ejecución

mediante los sistemas de actuación y proyectos de urbanización que procedan.

3. Los Planes Parciales habrán de contener, como mínimo, las determinaciones que se señalan en el

artículo 13 del T.R. de la Ley sobre Régimen del Suelo y Ordenación Urbana (R.D. 1346 / 1976,

de 9 de abril), en los artículos 45 y 46 del Reglamento de Planeamiento Urbanístico, en el

artículo 13 del Reglamento de Contenido Ambiental de los Instrumentos de Planeamiento (D.

35/1995, de 24 de febrero), y en estas Normas Urbanísticas, en especial las que se señalan

específicamente para cada uno de los ámbitos que se han de desarrollar mediante este

instrumento en las fichas contenidas en su Título IX.

Artículo 2.2.5 Contenido de los Planes Parciales

1. El contenido y la documentación exigibles a los Planes Parciales, se elaborará con el grado de

precisión establecido en los artículos 57 a 64 del Reglamento de Planeamiento Urbanístico y

14 del Reglamento de Contenido Ambiental de 1995, y con arreglo a los criterios que para

cada uno de los documentos se detallen en la Ordenanza Especial sobre contenido de los

instrumentos de ordenación, gestión y ejecución.

2. Los Planes Parciales expresarán, si procede, las etapas de su ejecución, señalando las unidades

de actuación que comprendieran e indicando, para cada etapa, su duración, las obras de

urbanización que comprende, y las previsiones para poder poner en servicio las reservas de

suelo correspondientes a los equipamientos. El plan de etapas del Plan Parcial contendrá, en

todo caso, los plazos para el cumplimiento de los deberes urbanísticos que se señalan en el

artículo 3.2.6 de estas Normas.

3. Los Planes Parciales no podrán modificar, en ningún sentido, las definiciones, clasificaciones

y el resto de las determinaciones contenidas en los Títulos V y VI de las presentes Normas,

relativas a la edificación y a los usos del suelo.

4. Los Planes Parciales adaptarán sus ordenanzas reguladoras a los tipos definidos para el suelo

urbano de ordenación directa por el Plan General en el Título VIII de las presentes Normas,

salvo justificación expresa en sentido contrario contenida en el planeamiento de desarrollo.

5. Se considerarán urbanísticamente inhábiles y, por tanto, no contabilizarán para dotación de

equipamientos comunitarios, los terrenos con pendientes mayores del cincuenta por ciento (50%).

Tampoco podrán computarse como dotación de espacios libres los terrenos cuyas pendientes

sobrepasen el veinte por ciento (20%) una vez finalizadas las obras de urbanización.

Artículo 2.2.6 Planes Especiales

1. El Plan Especial es el instrumento mediante el que se desarrollan o complementan las determinaciones

de los Planes Generales, ordenando elementos o aspectos específicos de un ámbito

territorial determinado, de conformidad con lo establecido en el artículo 37 de la citada Ley

9/1999, de 13 de mayo, de Ordenación del Territorio de Canarias.

2. Los Planes Especiales podrán tener como finalidad:

a) La ordenación de ámbitos concretos del suelo urbano para su reforma interior, mejora o

saneamiento, ya sea en actuaciones aisladas referidas a una determinada finalidad, o bien

en operaciones integradas dirigidas a la reestructuración urbanística de un área delimitada

a este efecto por el Plan General.

b) La protección, conservación o puesta en valor de áreas pertenecientes a cualquier clase de

suelo o elementos urbanos o naturales, aislados o genéricamente considerados, comprendiendo

entre otros análogos: la conservación y mejora del medio natural y el paisaje

natural y urbano; la protección y conservación del Patrimonio Histórico Canario; la definición de las actuaciones en los núcleos o zonas turísticas a rehabilitar; el desarrollo de los

programas de viviendas y el establecimiento de la ordenación precisa para su ejecución.

c) La ordenación de los sistemas generales, cuando así lo determine el Plan General, así

como la creación, ampliación o mejora de dotaciones y equipamientos.

3. Los Planes Especiales contendrán la documentación que señalan los artículos 76 y siguientes

del Reglamento de Planeamiento Urbanístico y la que determine la correspondiente Ordenanza

Especial. Los Planes Especiales que actúen sobre ámbitos delimitados por el Plan General

para ser desarrollados mediante esta figura de planeamiento, respetarán los criterios que,

para cada uno de ellos, se especifican en el Título IX de las presentes Normas.

Artículo 2.2.7 Estudios de Detalle

1. De conformidad con lo establecido en el artículo 38 de la Ley 9/1999, de 13 de mayo, de

Ordenación del Territorio de Canarias, para la debida aplicación del Plan General, de los

Planes Parciales y Especiales de Ordenación, podrán redactarse cuando fuese necesario, para

manzanas o unidades urbanas equivalentes, Estudios de Detalle con alguno o varios de los

siguientes objetivos:

a) Establecer alineaciones y rasantes de elementos o tramos de la red viaria en el suelo

urbano, en desarrollo de las previsiones contenidas en el planeamiento.

b) Reajustar o adaptar las alineaciones y rasantes señaladas en los instrumentos de planeamiento

para el suelo urbano o el urbanizable, pudiendo concretar los trazados, pero sin

reducir en ningún caso la superficie del viario y demás espacios públicos, y sin incrementar

las edificabilidades asignadas por los Planes.

c) Ordenar los volúmenes edificatorios definiendo, en su caso, el viario complementario

interno al ámbito. La disposición volumétrica podrá integrar, en su caso, la localización de

los usos de acuerdo con las condiciones que para los mismos se regulan en las Normas

Urbanísticas del Plan General u ordenanzas particulares de los planeamientos de rango

superior que desarrollen.

d) Concretar y ajustar la ordenación genéricamente prevista desde el Plan General a través

de sus fichas de condiciones de desarrollo para las áreas remitidas desde él a esta figura

de planeamiento.

2. Deberán respetarse en todo caso las determinaciones del planeamiento en cuanto a ocupación

de suelo, edificabilidad y alturas máximas, densidad de población y usos permitidos. Asimismo,

los Estudios de Detalle en ningún caso podrán modificar el destino urbanístico del suelo;

incrementar el aprovechamiento urbanístico del mismo; proponer la apertura de vías de uso

público que no estén previstas en el plan que desarrollen o complementen, así como reducir

las superficies destinadas a viales o espacios libres.

3. Los Estudios de Detalle se redactarán en aquellos supuestos en que así aparezca dispuesto en

el presente Plan o en los instrumentos de planeamiento de desarrollo del Plan General, o

cuando el Ayuntamiento lo considere conveniente, por propia iniciativa o a propuesta de

interesados, en atención a las circunstancias urbanísticas de una actuación o emplazamiento

determinados.

4. El contenido documental mínimo de los Estudios de Detalle será el contemplado en el artículo

66 del Reglamento de Planeamiento Urbanístico y el que se determine en la correspondiente

Ordenanza Especial.

Artículo 2.2.8 Normas Especiales de Protección

1. Al amparo de lo previsto en el artículo 78.3 del Reglamento de Planeamiento Urbanístico,

cuando el cumplimiento de los objetivos del Plan General en materia de conservación y

mejora del patrimonio arquitectónico y de los elementos o espacios naturales no requiera

la redacción de Planes Especiales, o como complemento de éstos, podrán dictarse Normas

Especiales de Protección, dirigidas a desarrollar o completar la regulación particularizada

de los usos y clases de obras admisibles y de los requisitos específicos de tramitación de

licencias. Estas Normas incorporarán, en su caso, los Catálogos de los edificios o elementos

afectados.

2. En todo caso, las Normas Especiales de Protección serán de aplicación a todas y cada una de

las parcelas y edificaciones recogidas en algún Catálogo de Protección, y señaladas con el

código correspondiente en los planos de Regulación del Suelo y la Edificación, sujetándose a

lo establecido en el Título X de las presentes Normas Urbanísticas.

Artículo 2.2.9 Ordenanzas Especiales

1. A los efectos de estas Normas, se consideran Ordenanzas Especiales exclusivamente

las siguientes:

a) Sobre contenido de los instrumentos de ordenación, gestión y ejecución.

b) Sobre tramitación de licencias y control urbanístico.

c) Sobre contenido documental y características técnicas de las obras de urbanización.

d) Sobre regulación de publicidad exterior.

2. Tendrán la consideración de ordenanza especial en materia de procedimiento, y lo en ellas

establecido no podrá ser alterado por ninguna ordenanza sectorial, ni por las disposiciones del

planeamiento de desarrollo, sin que, previa o simultáneamente, se modifiquen aquéllas y, en

todo caso, respetando lo establecido en este Plan.

Artículo 2.2.10 Registro de bienes protegidos y de servidumbres

1. Con fines de control para la redacción y ejecución del planeamiento y de publicidad, se

formará un Registro en el que se inscribirán todos los elementos y conjuntos urbanos o

naturales del término municipal que se encuentren sometidos a algún régimen especial de

protección o de limitación de uso con trascendencia urbanística.

2. En dicho Registro se incluirán los bienes que figuren en los Catálogos complementarios del

Plan General y de los Planes Especiales o Parciales, así como aquellos otros elementos, conjuntos

y terrenos que hayan sido objeto de declaraciones reguladas por las legislaciones del

patrimonio histórico-artístico y de espacios naturales protegidos, y los que se encuentren

afectados por servidumbres o limitaciones de uso especiales de derecho público, en virtud de

otros regímenes sectoriales.

3. Cada unidad registrada contendrá los datos precisos para su identificación y localización, con

remisión al instrumento de planeamiento, declaración o normativa determinante de su

régimen especial.

4. El Registro estará sujeto al mismo régimen de publicidad que el planeamiento urbanístico. Artículo 2.2.11 Catálogos complementarios de planeamiento

1. El Plan General es el documento desde el que se establece la protección de determinados

bienes inmuebles, concretándose la misma en Catálogos y Normas Especiales de Protección.

En el caso de que el objeto de protección sea una zona con un conjunto de elementos de alto

valor patrimonial, éstos serán desarrollados pormenorizadamente por los PEPRIS. Cada Plan

Especial de Protección elaborará a su vez un Catálogo en el que contendrán las relaciones de

elementos que hayan de ser objeto de dicha protección.

2. Los Catálogos registrarán los datos necesarios, literales y gráficos, para la identificación

individualizada de los bienes inscritos, y reflejarán en la inscripción las condiciones de

protección que a cada uno de ellos le corresponda por aplicación del Plan o Norma Especial

que complementen, de conformidad con lo establecido en el Título X de las presentes Normas

Urbanísticas.

CAPÍTULO 2.3 INSTRUMENTOS DE GESTIÓN

Artículo 2.3.1 Formas de gestión

1. La gestión de las determinaciones urbanísticas contenidas en el presente Plan General se

podrán realizar:

a) Mediante la previa delimitación de unidades de actuación, tanto para el suelo urbano

como para el urbanizable, que deberán cumplir las disposiciones reguladoras del sistema

de actuación en cada caso elegido, determinándose sus características y requisitos reglamentariamente,

de conformidad con lo dispuesto en el artículo 94 de la Ley 9/1999, de

13 de mayo, de Ordenación del Territorio de Canarias.

b) Mediante actuaciones aisladas, tanto en el suelo urbano como en el suelo rústico, para la

obtención de terrenos dotacionales, ya sean de carácter general o local, por expropiación forzosa.

c) En los ámbitos de planeamiento incorporado, la gestión se desarrollará de acuerdo con

las previsiones contenidas en los mismos.

Artículo 2.3.2 Delimitación de unidades de actuación

1. Cuando la delimitación no estuviese contenida en el presente Plan General o cualquier otro

instrumento de planeamiento, la determinación y delimitación de las unidades de actuación,

o la modificación de las ya delimitadas, se llevará a cabo con arreglo a lo previsto en el

artículo 38 del Reglamento de Gestión Urbanística y 6 del Real Decreto Ley 16/1981, de 16 de

octubre sobre adaptación de los Planes Generales de Ordenación.

2. El Ayuntamiento exigirá que la delimitación de las unidades de actuación y la fijación del

sistema de actuación sea simultáneo a la de cualquier planeamiento parcial o especial que

desarrolle el Plan General.

3. La unidad de actuación delimitada deberá cumplir con los requisitos que la legislación urbanística

exija, y en especial los del artículo 117 del T.R. de la Ley sobre Régimen del Suelo y Ordenación

Urbana (R.D. 1346 / 1976, de 9 de abril), y 36.2 del Reglamento de Gestión Urbanística.

Artículo 2.3.3 Sistemas de ejecución

1. Para el desarrollo de la actividad de ejecución, el planeamiento deberá optar expresamente

entre los sistemas de ejecución privada y pública previstos en el artículo 96 de la Ley 9/1999,

de 13 de mayo, de Ordenación del Territorio de Canarias, siendo éstos:

a) Sistemas de ejecución privada:

Concierto

Compensación

Ejecución empresarial

b) Sistemas de ejecución pública:

Cooperación

Expropiación

Ejecución forzosa

2. El planeamiento deberá especificar además, y sólo cuando opte por alguno de los sistemas

de ejecución pública, cuál de éstos ha sido elegido. La elección del sistema de ejecución

se llevará a cabo, en todo caso, siguiendo las reglas establecidas en el artículo 97 de la

citada Ley 9/1999.

Artículo 2.3.4 Sistema de concierto

1. En el sistema de concierto el propietario único o todos los propietarios conjuntamente asumirán

la entera actividad de ejecución conforme a las condiciones pactadas libremente por ellos

en convenio urbanístico aprobado por el Ayuntamiento.

2. La gestión de la actividad de ejecución en el sistema de concierto podrá ser realizada:

a) Mediante una entidad urbanística de gestión constituida por todos los propietarios.

b) A través de sociedad mercantil constituida al efecto, y en cuyo capital participen todos los

propietarios.

c) Directamente por el propietario único.

3. Dicho sistema de ejecución se regirá por lo dispuesto en la legislación urbanística y reglamentos,

y por cuanto fuese de aplicación de las presentes Normas, así como, en todo caso, por el

régimen establecido en los artículos 107 a 110, ambos inclusive, de la Ley 9/1999.

Artículo 2.3.5 Sistema de compensación

1. El sistema de compensación tiene por objeto la gestión y ejecución de la urbanización de

una unidad de actuación por los propietarios de suelo afectado, con solidaridad de

beneficios y cargas. Para ello, los propietarios aportan los terrenos de cesión obligatoria,

realizan a su costa la urbanización en los términos y condiciones que se determinen en el

Plan y se constituyen en Junta de Compensación, salvo que todos los terrenos pertenezcan

a un solo propietario.

2. El procedimiento de compensación, que se entenderá iniciado con la aprobación definitiva de la

delimitación de la unidad de actuación en que se fije, se regirá por lo dispuesto en la legislación

urbanística y reglamentos, y por cuanto fuese de aplicación de las presentes Normas, así como

por el régimen establecido en los artículos 111 a 116, ambos inclusive, de la Ley 9/1999.

3. Una vez constituida e inscrita la Junta, deberá formularse y presentarse con los requisitos

reglamentarios ante el órgano actuante para su aprobación, el correspondiente Proyecto de

Compensación.

Artículo 2.3.6 Sistema de ejecución empresarial

1. En el sistema de ejecución empresarial, el beneficiario de la atribución de la ejecución asume

la entera actividad y deberá realizar ésta conforme a un convenio urbanístico suscrito con el

Ayuntamiento, el cual dirigirá, supervisará intervendrá y controlará la actividad de ejecución.

2. La gestión de la actividad podrá ser realizada bien directamente por la persona física o jurídica

a la que se haya atribuido la ejecución, bien a través de sociedad mercantil constituida al

efecto, y en cuyo capital deberán poder participar los propietarios de suelo que lo deseen.

3. El sistema de ejecución empresarial se regirá por lo dispuesto en legislación urbanística y

reglamentos, y por cuanto fuese de aplicación de las presentes Normas, además de por el

régimen establecido en los artículos 117 a119, ambos inclusive, de la citada Ley 9/1999.

Artículo 2.3.7 Sistema de cooperación

1. En el sistema de cooperación los propietarios aportan el suelo de cesión obligatoria y la

Administración ejecuta las obras de urbanización con cargo a los mismos.

2. La aplicación del sistema de cooperación exige la reparcelación de los terrenos comprendidos

en la unidad de actuación, salvo que ésta sea innecesaria por resultar suficientemente equitativa

la distribución de los beneficios y cargas o se produzca algunas de las circunstancias

previstas en el artículo 73 del Reglamento de Gestión Urbanística.

3. El sistema de cooperación se regirá por lo establecido en la legislación sectorial y reglamentos,

y por cuanto fuese de aplicación de las presentes Normas, así como deberá sujetarse al

régimen establecido en los artículos 120 a 122, ambos inclusive, de la Ley 9/1999.

Artículo 2.3.8 Sistema de expropiación

1. La expropiación se aplicará, como sistema de actuación, por unidades de actuación completas

y comprenderá todos los bienes y derechos incluidos en las mismas.

2. La expropiación forzosa por razones de urbanismo se adoptará, además, en cumplimiento de

alguna de estas finalidades:

a) Para la ejecución de los sistemas generales de la ordenación urbanística del territorio o de

alguno de sus elementos.

b) Para llevar a efecto actuaciones aisladas tanto en el suelo urbano como en el rústico.

c) Para la urbanización de unidades de actuación completas destinadas a la construcción de

viviendas de protección oficial u otro régimen de protección pública, así como a otros usos

declarados expresamente de interés social.

3. El sistema de expropiación se regirá por lo dispuesto en la legislación urbanística y reglamentos

y cuanto resulte de aplicación de la Ley de Expropiación Forzosa y de las presentes Normas,

debiendo sujetarse, asimismo, al régimen establecido en los artículos 123 a 130, ambos

inclusive, de la Ley 9/1999.

Artículo 2.3.9 Sistema de ejecución forzosa

1. En el sistema de ejecución forzosa el Ayuntamiento concluye subsidiariamente la actividad

de ejecución aún pendiente conforme a cualquiera de los sistemas de ejecución privada, en

sustitución y a cargo de los propietarios y personas directamente responsables de esta

ejecución.

2. La aplicación del sistema de ejecución forzosa requiere la declaración firme en vía administrativa

del incumplimiento de cualquiera de los deberes legales y obligaciones inherentes del

sistema de ejecución sustituido. Dicha declaración supondrá la afectación legal de todos los

terrenos, construcciones, edificaciones y derechos al cumplimiento de dicho sistema, debiendo

ser inscrita en el Registro de la Propiedad.

3. El sistema de ejecución forzosa se regirá por lo dispuesto en la legislación urbanística y

reglamentos, y por cuanto fuese de aplicación de la Ley de Expropiación Forzosa y de las

presentes Normas, así como por el régimen establecido en los artículos 131 a 136, ambos

inclusive, de la Ley 9/1999.

Artículo 2.3.10 Reparcelación

1. Se entiende por reparcelación la agrupación de fincas comprendidas en la unidad de actuación

para su nueva división ajustada al planeamiento, con adjudicación de las parcelas resultantes

a los interesados en proporción a sus respectivos derechos.

2. La reparcelación tiene por objeto distribuir equitativamente los beneficios y cargas de la

ordenación urbanística, regularizar la configuración de las fincas, situar su aprovechamiento

en zonas aptas para la edificación con arreglo al planeamiento y localizar sobre parcelas

determinadas y en esas mismas zonas, el aprovechamiento que, en su caso, corresponda al

Ayuntamiento.

3. La iniciación del expediente de reparcelación llevará consigo, sin necesidad de declaración

expresa, la suspensión del otorgamiento de licencias de parcelación y edificación en el ámbito

de la unidad de actuación, hasta que sea firme en vía administrativa el acuerdo aprobatorio

de la reparcelación.

4. Toda reparcelación urbanística quedará sujeta a la aprobación del proyecto correspondiente.

Los proyectos de reparcelación contendrán las determinaciones y documentación establecida

en los artículos 82, 83 y 84 del Reglamento de Planeamiento Urbanístico, y se redactarán

teniendo en cuenta los criterios señalados por el artículo 99 del T.R. de la Ley sobre Régimen

del Suelo y Ordenación Urbana (R.D. 1346 / 1976, de 9 de abril). Las reparcelaciones urbanísticas

deberán someterse, asimismo, a lo dispuesto en los artículos 84 a 87, ambos inclusive,

de la Ley 9/1999, de 13 de mayo, de Ordenación del Territorio de Canarias.

Artículo 2.3.11 Parcelaciones urbanísticas

1. Se considerará parcelación urbanística toda división o subdivisión simultánea o sucesiva de

terrenos en dos (2) o más lotes que se lleve a cabo en los suelos clasificados como urbanos o

urbanizables por el Plan General, considerándose ilegal, a los efectos urbanísticos, toda

parcelación que sea contraria a lo establecido en el propio Plan, o en el Programa o Norma

urbanística que le sea de aplicación, así como aquellas que infrinjan lo dispuesto en el artículo

96 del T.R. de la Ley sobre Régimen del Suelo y Ordenación Urbana (R.D. 1346 / 1976, de 9

de abril). Las parcelaciones urbanísticas deberán someterse, asimismo, a lo dispuesto en los

artículos 80 a 83, ambos inclusive, de la Ley 9/1999, de 13 de mayo, de Ordenación del

Territorio de Canarias.

2. No podrán realizarse parcelaciones urbanísticas en los suelos urbanizables en tanto no esté

aprobado el correspondiente Plan Parcial.

3. No se podrán realizar parcelaciones urbanísticas en suelo rústico, sin que, en ningún caso,

puedan efectuarse divisiones, segregaciones o fraccionamientos de cualquier tipo en contra

de la legislación agraria, forestal o de similar naturaleza. Ello sin perjuicio del régimen

específico aplicable a los Asentamientos Rurales, que deberán sujetarse a lo establecido en

el Título IV de estas Normas Urbanísticas, así como a las diferentes Ordenanzas de Suelo

Rústico de Asentamiento Rural.

CAPÍTULO 2.4 INSTRUMENTOS DE EJECUCIÓN

Artículo 2.4.1 Clases de proyectos

1. La ejecución material de las determinaciones del Plan General y de sus instrumentos de

desarrollo se realizará mediante proyectos técnicos, los cuales, según su objeto, se incluyen en

algunas de las siguientes clases:

a) Proyectos de Urbanización.

b) Proyectos de Obras Ordinarias.

c) Proyectos de Edificación.

d) Proyectos de Actividades.

e) Otras actuaciones urbanísticas.

f) Estudios de Incidencia Ambiental.

Artículo 2.4.2 Condiciones generales de los proyectos técnicos

1. A efectos del ejercicio de la competencia municipal sobre intervención de las actuaciones

públicas o privadas sobre el suelo, será necesario un proyecto técnico suscrito por técnico o

técnicos competentes, visado por Colegio Oficial correspondiente, con el contenido y detalle

que requiera su objeto, ajustados a las prescripciones establecidas en estas Normas Urbanísticas,

y demás disposiciones municipales o supramunicipales de aplicación, y, en su caso, a lo

previsto en la legislación aplicable, de forma que lo proyectado pueda ser directamente

ejecutado mediante la correcta interpretación y aplicación de sus especificaciones.

2. Dentro del plazo máximo de dos (2) meses contados desde la aprobación definitiva del Plan General,

el Ayuntamiento deberá iniciar los trámites necesarios para aprobar la Ordenanza Especial

sobre tramitación de licencias y control urbanístico, que será de aplicación a todas las actuaciones

sujetas a licencia urbanística. La misma determinará aquellas actuaciones que, por su naturaleza

o menor entidad técnica, no requieran la presentación de proyectos completos, señalando la

documentación simplificada o parcial requerida al efecto. Asimismo, establecerá las actuaciones

que, por su escasa entidad, puedan acometerse por simple comunicación al Ayuntamiento.

3. Cada proyecto, una vez aprobado y concedida la correspondiente licencia, quedará incorporado

a ésta como parte integrante de la misma. Toda modificación que se efectúe en el transcurso

de las obras deberá someterse a autorización municipal. En el supuesto de que las

variaciones sean sustanciales, el Ayuntamiento podrá exigir del administrado la presentación

de un nuevo proyecto.

Artículo 2.4.3 Proyectos de Urbanización

1. Los Proyectos de Urbanización son instrumentos técnicos que tienen por objeto detallar y programar,

con la precisión necesaria para que puedan ser ejecutadas por técnicos distintos de su autor,

las obras de urbanización para llevar a la práctica las determinaciones previstas en este Plan

General para el suelo urbano cuyo desarrollo se realiza a través de unidades de actuación.

También tendrán la consideración de Proyectos de Urbanización aquellos que se redacten para

la ejecución integral de las determinaciones que se contengan en los Planes Parciales, Planes

Especiales y Estudios de Detalle.

2. Las obras de urbanización se desglosarán en los siguientes capítulos:

a) Movimientos de tierras.

b) Red viaria, estacionamientos y áreas estanciales.

c) Red de riego e hidrantes.

d) Redes de evacuación de aguas pluviales y residuales.

e) Red de distribución de agua.

f) Red de distribución de energía eléctrica.

g) Otras redes de distribución, canalización y galerías de servicios.

h) Parques, jardines y acondicionamiento de espacios libres.

i) Alumbrado público.

j) Señalización y semaforización.

3. Los Proyectos de Urbanización contendrán todas las obras de urbanización que se detallan en

el punto precedente, o solamente algunas de ellas cuando las mismas constituyan todas las

que estuviesen previstas en el instrumento de planeamiento que dichos proyectos desarrollen.

4. Los Proyectos de Urbanización no podrán contener determinaciones sobre ordenación,

régimen del suelo o edificación, ni podrán modificar las previsiones del planeamiento que

desarrollen, sin perjuicio de que puedan efectuar las adaptaciones exigidas por la ejecución

material de las obras. Cuando las adaptaciones supongan alteración de las determinaciones

sobre ordenación o régimen del suelo afectado, deberá aprobarse previa o simultáneamente

la correspondiente modificación del planeamiento.

5. Los Proyectos de Urbanización deberán resolver el enlace de los servicios urbanísticos del

ámbito que comprendan, con los generales de la ciudad a los que se conecten, y acreditar que

éstos tienen la suficiente dotación o capacidad para atenderlos.

Artículo 2.4.4 Contenido documental de los Proyectos de Urbanización

1. Los Proyectos de Urbanización contendrán los documentos señalados en el artículo 69 del

Reglamento de Planeamiento Urbanístico con el detalle, precisión y complementos que

requiera la completa definición ejecutiva de las obras comprendidas. En todo caso, se incluirán

los documentos y especificaciones que se recojan en la Ordenanza Especial de tramitación de

licencias y control urbanístico.

2. En desarrollo de las presentes Normas, el Ayuntamiento deberá aprobar en el plazo máximo

de un (1) año desde la entrada en vigor del Plan General, una Ordenanza Especial sobre

contenido documental y características técnicas de las obras de urbanización.

Artículo 2.4.5 Plazos de ejecución de las obras de urbanización

1. La licencia de obra de urbanización o aprobación del correspondiente Proyecto llevará

incorporado un plazo de ejecución que no será superior a dos (2) años por cada diez (10)

hectáreas de terreno sin que en ningún supuesto se supere un máximo de cuatro (4) años.

Artículo 2.4.6 Proyectos de Obras Ordinarias

1. Con independencia de los Proyectos de Urbanización podrán redactarse y aprobarse Proyectos

de Obras Ordinarias con los siguientes objetivos:

a) Ejecutar aisladamente alguna de las determinaciones de un instrumento de planeamiento

de desarrollo.

b) En las zonas de ordenación directa, ejecutar obras no previstas en el Programa de

Actuación del Plan General.

c) En las zonas de ordenación directa, remodelar la vía pública y, adaptar, mejorar o ampliar

los servicios que contuviera.

2. La aprobación de los Proyectos de Obras Ordinarias corresponderá al Ayuntamiento de Las

Palmas de Gran Canaria.

3. Su contenido se regulará en la Ordenanza Especial sobre contenido documental y características

técnicas de las obras de urbanización.

Artículo 2.4.7 Proyectos de Edificación

1. Se entiende como Proyecto de Edificación, aquél que contiene todas las determinaciones

generales y particulares que se fijan en estas Normas Urbanísticas y demás disposiciones

sectoriales de ámbito municipal o supramunicipal aplicables, que son de obligado cumplimiento

para la posterior ejecución de las obras de edificación.

2. Su contenido documental se regulará en la Ordenanza Especial de tramitación de licencias y

control urbanístico.

Artículo 2.4.8 Plazos de ejecución de obras de edificación

1. Sin perjuicio de los plazos que se impongan en las correspondientes licencias de construcción,

los Proyectos de Edificación, especialmente los de nueva planta y ampliación, tendrán un plazo

de ejecución que no superará en ningún caso los dos (2) años para edificaciones de hasta mil

quinientos (1.500) metros cuadrados construidos, ampliables por un período de seis (6) meses

por cada cien (100) metros cuadrados o fracción que superen aquellos mil quinientos (1.500)

metros cuadrados construidos, hasta un plazo máximo global de cuatro (4) años.

2. Para el caso de edificaciones con destino a viviendas consideradas de primera necesidad

social, dicho plazo máximo se establece en cuatro (4) años.

3. Transcurridos los plazos otorgados sin haber solicitado el reconocimiento final de la obra, el

Ayuntamiento declarará caducada la licencia, previa audiencia de los interesados.

Artículo 2.4.9 Clases de obras de edificación

1. Las obras de edificación se integran en los grupos siguientes:

a) Obras en los edificios.

b) Obras de demolición y excavación.

c) Obras de nueva edificación.

Artículo 2.4.10 Obras en los edificios

1. Son las que se efectúan sobre un edificio existente, sin alterar las posiciones de los planos de

fachada y cubierta que definen el volumen de la edificación, excepto las salvedades que se

indican en cada tipo de obras respecto a su capacidad para variar alguno de dichos elementos.

2. A los efectos de estas Normas y para delimitar el alcance de los diferentes tipos de obras, se

define como morfología de un edificio o características morfológicas la composición volumétrica

general del edificio, los accesos y núcleos de comunicación vertical, la disposición estructural

y el número, altura y configuración de sus plantas. Asimismo, se entenderá que la envolvente

de un edificio está constituida por todas las superficies en contacto con el exterior, es

decir: cubiertas, fachadas a calles, a espacios libres y a patios excluyendo en este último caso

aquellos con superficie inferior a cuatro (4) metros cuadrados.

3. Se incluyen, dentro de las obras en los edificios los siguientes tipos, que podrán presentarse

individualmente o asociados entre sí:

a) Obras de restauración. Tienen por objeto la restitución de un edificio existente, o de parte

del mismo, a sus condiciones o estado original. Dicha situación o estado original se

encontrará suficientemente documentado. Podrá comprender, asimismo, las obras complementarias

que coadyuven a dicho fin.

La reposición o reproducción de las condiciones originales en relación a las necesidades

del uso a que fuera destinado el edificio, podrán incluir, si procede, la reparación o

sustitución puntual de elementos estructurales e instalaciones, a fin de asegurar la estabilidad

y funcionalidad de aquél o parte del mismo, siempre que dichas reparaciones o

sustituciones no alteren las características morfológicas del edificio original.

Se incluyen dentro de este tipo de obras, entre otras análogas, las de eliminación de

elementos extraños añadidos a las fachadas o a patios y cubiertas de los edificios; la

recuperación de cornisas y aleros suprimidos en intervenciones anteriores; la reposición de

molduras y ornamentos eliminados en fachadas; así como la recuperación de las disposiciones

y ritmos originales de los huecos de éstas y de los revocos de las fachadas y la

eliminación de falsos techos y otros añadidos.

b) Obras de conservación. Son aquéllas cuya finalidad es la de mantener el edificio en

correctas condiciones de salubridad, habitabilidad, confortabilidad y ornato, sin alterar sus

características morfológicas o distribución. Se incluirán en este tipo, entre otras, las de

reposición de instalaciones, el cuidado de cornisas y voladizos cuando conserven su

configuración original, la limpieza o reposición de canalones y bajantes, la reparación de

cubiertas, y la sustitución de solados yesos y pinturas interiores.

c) Obras de consolidación. Son aquéllas que tienen por objeto el afianzamiento, refuerzo o

sustitución de elementos dañados para asegurar la estabilidad del edificio, con posibles

alteraciones menores de su estructura y distribución.

Las soluciones constructivas a emplear deberán ser coherentes con las existentes en el

edificio a fin de introducir las menores distorsiones posibles en el sistema estructural del

mismo y posibilitar sus condiciones básicas de uso.

d) Obras de rehabilitación. Serán consideradas como rehabilitación todas aquellas intervenciones

sobre un edificio que para mejorar sus condiciones de salubridad, habitabilidad,

confortabilidad u ornato, modifiquen la distribución interna del mismo, sin intervenir sobre

las características morfológicas, ni alterar la envolvente del edificio.

Podrán autorizarse la apertura de nuevos huecos y la modificación de los existentes,

siempre que así lo contemple la normativa específica de aplicación, así como pequeñas

modificaciones de carácter puntual en los elementos estructurales.

e) Obras exteriores. Son las obras que afectan de forma puntual a la envolvente del edificio,

modificando su configuración exterior sin afectar a la volumetría. Comprende la modificación

de huecos, ritmos, tratamientos o materiales, la sustitución de los elementos de cierre

o sus materiales, la implantación de elementos fijos exteriores sin afectación estructural,

muestras, marquesinas y escaparates.

La recuperación de modelos originales, alterados en intervenciones anteriores, no será

considerada obra exterior sino obra de restauración.

Se incluye en este tipo de obras el cierre de terrazas y balcones que no representen

incremento de volumen superior al cinco por ciento (5%) del total de la vivienda o local al

que estén vinculados.

f) Obras de reestructuración. Son aquéllas que afectan a las condiciones morfológicas del

edificio.

Artículo 2.4.11 Obras de demolición y excavación

1. Son obras de demolición aquellas que suponen la desaparición completa de un edificio o de

una parte sustancial del mismo, aunque en la parcela sobre la que estuviera implantado

permanezcan otros edificios, siempre que éstos puedan seguir funcionando independientemente.

Son obras de excavación las extracciones de tierra afectas a obras de urbanización o

edificación.

2. Como documentación específica en obras de demolición se deberá aportar descripción

fotográfica del edificio a demoler, planos del edificio, medidas de seguridad a adoptar,

metodología de trabajo a seguir y Hoja de Dirección de técnico facultativo competente.

3. Para trabajos de vaciado se deberá aportar como documentación específica, plano topográfico

inicial y planimétrico final de la parcela o terreno, Hoja de Dirección de técnico facultativo

competente, sólo en caso de existir edificio o vías colindantes, memoria con medidas de

seguridad a adoptar, recalces a realizar, en su caso, y metodología de trabajo a seguir.

4. Todo trabajo de demolición o excavación se ejecutará de forma que su incidencia en la vía

pública sea la menor posible. Si en éstos trabajos se precisara ocupar la acera, se deberá

solicitar autorización de ocupación de vía pública.

5. Los escombros y materiales procedentes de las demoliciones y excavaciones deberán ser

transportados a los vertederos de tierra debidamente autorizados, para lo que se solicitará el

oportuno permiso de vertido de tierras en el que se indicará el vertedero a utilizar y el itinerario

a seguir por los vehículos. En caso necesario se exigirá una fianza para responder de la

posible reparación del pavimento.

6. Las excavaciones bajo la rasante de la vía pública, deberán ejecutarse adoptando en obra las

medidas y sistemas constructivos que garanticen, en todo momento, la no destrucción de la vía

pública, ni menoscaben la seguridad de los edificios colindantes.

Artículo 2.4.12 Obras de nueva edificación

1. Comprenden los siguientes tipos de obra:

a) Obras de reconstrucción. Son las que tienen por objeto la reposición, mediante nueva

construcción, de un edificio preexistente en el mismo lugar y posición, total o parcialmente

desaparecido, reproduciendo fielmente sus características morfológicas. Sólo se contemplan

este tipo de obras en edificios sometidos a algún régimen de protección.

b) Obras de nueva planta. Son aquéllas mediante las cuales se edifica sobre un solar vacante

o resultante de la demolición total de un edificio.

c) Obras de ampliación. Son aquéllas en las que se incrementa la superficie o el volumen

construido, la ocupación o el número de plantas de un edificio existente.

Artículo 2.4.13 Proyectos de Actividades

1. Se entienden por proyectos de actividades aquéllos documentos técnicos que, de acuerdo con

lo regulado en las presentes Normas Urbanísticas y demás disposiciones municipales y

supramunicipales vigentes, contienen las determinaciones suficientes para resolver el ejercicio

de la actividad, incluyendo las características técnicas de las instalaciones obligadas y previstas

para el desarrollo de la misma.

2. El proyecto estará formado por el conjunto de documentos que, en cada caso, se establezca

en la Ordenanza Especial de tramitación de licencias y control urbanístico.

Artículo 2.4.14 Otras actuaciones urbanísticas

1. A los efectos de estas Normas, se entiende por otras actuaciones urbanísticas aquellas construcciones,

ocupaciones, actos y formas de afectación del suelo, del vuelo o del subsuelo, que

no estén incluidas en los capítulos anteriores, o que se acometan con independencia de los

proyectos que en ellos se contemplan.

2. Estas actuaciones urbanísticas se integran en los siguientes subgrupos:

a) Obras civiles singulares. Entendiendo por tales las de construcción o instalación de piezas

de arquitectura o ingeniería civil, o de esculturas ornamentales, puentes, pasarelas,

muros, monumentos, fuentes y otros elementos urbanos similares, siempre que no formen

parte de proyectos de urbanización o de edificación.

b) Actuaciones estables. Cuando su instalación haya de tener carácter permanente o

duración indeterminada. Comprende este subgrupo, a título enunciativo, los conceptos

siguientes:

La tala de árboles y la plantación de masas arbóreas.

Movimientos de tierra no afectos a obras de urbanización o edificación, incluidas la

construcción de piscinas y la apertura de pozos.

El acondicionamiento de espacios libres de parcela y la ejecución de vados de acceso

para vehículos.

Nuevos cerramientos exteriores de terrenos o modificación de los existentes.

Implantación fija de casas prefabricadas o desmontables y similares.

Instalaciones ligeras de carácter fijo propias de los servicios públicos o actividades

mercantiles en la vía pública, tales como cabinas, quioscos, puntos de parada de

transporte, postes, etc.

Recintos y otras instalaciones fijas propias de actividades al aire libre recreativas,

deportivas, de acampada, etc., sin perjuicio de los proyectos complementarios de

edificación o urbanización que, en su caso, requieran.

Soportes publicitarios exteriores, incluidos todos los que no estén en locales cerrados.

Instalaciones exteriores propias de las actividades extractivas, industriales o de servicios,

no incorporadas a proyectos de edificación.

Vertederos de residuos o escombros.

Instalaciones de depósito o almacenamiento al aire libre, incluidos los depósitos de

agua y de combustibles líquidos o gaseosos, y los parques de combustibles sólidos, de

materiales y de maquinaria.

Instalaciones o construcciones subterráneas de cualquier clase no comprendidas en

proyectos de urbanización o de edificación.

Usos o instalaciones que afecten al vuelo de las construcciones del viario o de los

espacios libres, tales como tendidos aéreos de cables y conducciones, antenas u otros

montajes sobre los edificios ajenos al servicio normal de éstos y no previstos en sus

proyectos originarios, teleféricos, etc.

c) Actuaciones provisionales. Entendiéndose por tales las que se acometan o establezcan por

tiempo limitado o en precario, y particularmente las siguientes:

Vallados de obras y solares.

Sondeos de terrenos.

Apertura de zanjas y calas.

Instalación de maquinaria, andamiajes y apeos.

Ocupación de terrenos por feriales, espectáculos u otros actos comunitarios al

aire libre.

Artículo 2.4.15 Estudios de Incidencia Ambiental

1. Los Estudios de Incidencia Ambiental se acompañarán, junto con el resto de documentación

técnica correspondiente, a las actuaciones urbanísticas definidas en los dos artículos siguientes

de las presentes Normas.

2. Los Estudios de Incidencia Ambiental deberán ser informados por la Comisión de interpretación

y seguimiento del Plan General, siendo asimismo competencia de dicho órgano el

proponer la resolución motivada de los mismos. Tanto el informe como la propuesta de

resolución tendrán, en todo caso, carácter previo a la concesión de la licencia solicitada.

3. La citada Comisión podrá recabar cuantas aclaraciones sean necesarias para emitir informe y

propuesta de resolución, así como indicar al solicitante los aspectos en los que el Estudio debe

ser completado, si el mismo no contuviera información ambiental suficiente.

Artículo 2.4.16 Estudios de Incidencia Ambiental en los Usos Autorizables

1. Los usos autorizables sólo se admitirán previo sometimiento a Estudio de Incidencia Ambiental,

que tomará en consideración las condiciones del entorno, la repercusión en el tráfico y las

condiciones de seguridad, analizando su evolución en el tiempo, los efectos sinérgicos e

inducidos y sus repercusiones ambientales.

2. Las determinaciones del presente artículo serán de aplicación con carácter general a aquellos

usos considerados como autorizables en el sistema de usos compatibles establecido por el Plan

General, y de forma específica a todos aquellos otros para los que se estime necesario en las

presentes Normas de cara a su correcta implantación.

3. Se excluyen expresamente de lo anterior aquellas actividades que en virtud de su contenido y

de acuerdo con lo establecido en la Ley 11/1990, de 13 de julio, de Prevención del Impacto

Ecológico en la Comunidad Autónoma de Canarias, deban someterse a los trámites de

Evaluación de Impacto Ecológico o Ambiental.

4. El Estudio de Incidencia Ambiental en los usos autorizables deberá contener las siguientes

determinaciones:

a) Descripción de la actividad. Incluirá una breve descripción de la actividad cuya autorización

se pretende, pormenorizando las acciones potencialmente.

b) Emplazamiento y entorno. El análisis se deberá centrar en las características de la zona en

que se pretende ubicar la actividad, con indicación de los usos existentes en la misma y de

todas aquellas variables que resulten significativas a estos efectos.

c) Repercusiones ambientales. Deberá hacerse referencia a las siguientes que sean de

aplicación en cada caso concreto:

c.1 ruido.

c.2 vibraciones.

c.3 luminosidad.

c.4 emisiones a la atmósfera.

c.5 incidencia en la movilidad y tráfico en la zona.

c.6 demanda de aparcamiento (dotación, ubicación y régimen).

c.7 incidencia en la interrelación con otros usos. Se prestará especial atención al

régimen de interrelación de los usos autorizables con respecto al uso residencial, así

como a todos aquellos aspectos relacionados con las posibles repercusiones en la

calidad de vida de los habitantes.

c.8 producción de residuos, especiales, tóxicos y peligrosos.

d) Medidas protectoras y correctoras. Se deberá garantizar la eliminación o, en su defecto,

la reducción hasta niveles compatibles de las repercusiones ambientales previsibles.

5. Se justificará expresamente el cumplimiento de la normativa sectorial que le sea de aplicación

en cada caso y, en especial, las Ordenanzas, Reglamentos y Normas Municipales aplicadas.

Artículo 2.4.17 Estudios de Incidencia Ambiental en el ámbito de la de Ordenanza Mr.

1. Con el fin de resolver satisfactoriamente las diferencias de altura entre las edificaciones, se

atenderá a los siguientes criterios:

a) En el caso de que en el tramo de calle correspondiente a la manzana, las edificaciones

existentes tengan mayoritariamente (75%) una altura de cuatro plantas, las parcelas se

edificarán con esta misma altura.

b) Para el resto de los casos se presentará un Estudio de Incidencia Ambiental que resuelva

con garantías las diferencias de alturas. En todo caso, no podrá superarse la mayor altura

existente en el tramo de calle con un máximo de siete (7) plantas.

2. El Estudio de Incidencia Ambiental en el ámbito de la Ordenanza Mr deberá contener las

siguientes determinaciones:

a) Emplazamiento y entorno. Las soluciones deberán estar debidamente justificadas mediante el

estudio de los edificios y calles circundantes, para lo que se acompañará necesariamente:

Documentación fotográfica del estado actual del edificio o parcela y de los colindantes,

así como del tramo de la vía en que se encuentre y de las edificaciones a ambos lados

de la misma. Igualmente se incluirán imágenes fotográficas de todas aquellas variables

que resulten significativas a los efectos de resolver la diferencia de alturas.

Documentación gráfica, que incluirá plano de situación y emplazamiento de la parcela

y su relación con el entorno, destacando aquellos elementos que puedan resultar de

interés dentro del mismo.

Datos de interés de la edificación existente: Antigüedad aproximada del edificio,

estado actual de conservación y mantenimiento, inmuebles catalogados en su entorno

próximo, etc.

b) Estudio del tramo o tramos de calle a que dé fachada el edificio, que incluirá:

Alzado del tramo o tramos correspondientes, indicando huecos, materiales, texturas,

colores, líneas de composición, estilo arquitectónico, ritmo, cadencia, soluciones

constructivas y tipología en general de la zona.

Sección de la calle, indicando las alturas de las edificaciones, anchos de calles y

aceras, y perfiles de cubierta.

Incidencia de la renovación del edificio en el tramo de calle y en la manzana, con

estudio de los efectos que supondrían tanto la solución propuesta como las diferentes

alternativas posibles a la misma.

c) Estudio de volúmenes de la edificación propuesta y de los edificios circundantes, en el que

se incluirá:

Volumetría, con soluciones de enlace que resuelvan las diferencias de altura con los

edificios del entorno.

Medianerías, con inclusión de su tratamiento en caso de que quedaran vistas.

Posibilidades de renovación de la manzana.

d) Repercusiones en el paisaje urbano. Se prestará especial atención a todos aquellos

aspectos relacionados con las posibles repercusiones en la calidad del paisaje urbano,

incidiendo en el análisis del impacto de la nueva edificación en el entorno, justificando y

garantizando su adecuada integración en éste. A estos efectos, el Estudio de Incidencia

Ambiental se podrá acompañar de cualquier tipo de documento gráfico, representación

tridimensional, maqueta, o reproducción a escala tanto de la realidad edificatoria preexistente

como del resultado propuesto o de sus diferentes alternativas

Home

  . l